Room Mate presenta concurso de acreedores y confirma una oferta de compra vinculante

La compañía fundada por Kike Sarasola garantiza que los hoteles estarán abiertos y que no habrá despidos hasta que se resuelva el proceso concursal

Kike Sarasola, fundador y presidente de Room Mate Hotel Group
Kike Sarasola, fundador y presidente de Room Mate Hotel Group

Room Mate, la cadena hotelera fundada por Kike Sarasola, ha presentado esta mañana ante el Decanato de los Juzgados de lo Mercantil de Madrid la solicitud de concurso de acreedores voluntario acompañada de una oferta vinculante por parte de un inversor que plantea la continuidad del negocio y el mantenimiento de los puestos de trabajo. Todo ello, tal y como aseguran desde la propia compañía, sujeto al análisis del administrador concursal y a la aprobación del juez.

La cadena hotelera es la primera que presenta concurso de acreedores ante la imposibilidad de hacer frente a un ciclo económico previo a la pandemia en el que no consiguió salir de pérdidas, una pandemia en la que ha tenido a gran parte de su plantilla en ERTE y a un gran número de hoteles cerrados y una pospandemia que se estrenó con el anuncio de Sandra Ortega, la mayor fortuna de España y segunda accionista de la compañía con un 30% el capital, de salir de la empresa para reordenar las inversiones de su holding.

"A pesar de esta difícil coyuntura, y aunque la compañía está en proceso de regularizar el pago con la mayoría de sus proveedores y está en el camino adecuado para su recuperación, el proceso concursal es la fórmula más adecuada para su viabilidad futura", recalca en un comunicado. En cualquier caso, la cadena hotelera recalca que continuará desarrollándose con plena normalidad, "de forma que la tranquilidad de clientes, proveedores, y trabajadores está asegurada". Los hoteles seguirán funcionando, las reservas están garantizadas y los servicios se prestarán con los mismos niveles de calidad que caracterizan a Room Mate. Para ello ha presentado como aval una oferta vinculante de un inversor para garantizar la continuidda del negocio y del empleo.

El último cartucho que tenía en la recamara Room Mate para tratar de esquivar la quiebra no ha funcionado. La cadena estaba pendiente de que el Consejo del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), le concediera un préstamo de 52 millones que solicitó en marzo de 2021. Quince meses después seguía sin respuesta mientras que el Ejecutivo ya había salido al rescate de otras hoteleras, como fue el caso de Hotusa (320 millones), Hesperia (55 millones), Soho Boutique Hotels (32 millones) o Abba Hotels (30 millones).

La clave que explica que Room Mate no recibiera el apoyo de la SEPI es el hecho de que el declive financiero de la compañía no estaba justificado por la crisis sanitaria del coronavirus, si no que era anterior. De este modo quedaba descartada para recibir ayudas porque no cumplía uno de los tres motivos para beneficiarse del fondo gestionado por la SEPI:

1.200 empleados y 27 hoteles

Accionistas. Kike Sarasola, a través de la sociedad Tafay 2000 SL, es el mayor accionista de la cadena, con un 63,4% de los títulos. La segunda y gran valedora del negocio hasta la pandemia es Sandra Ortega, con un 30,7%, que anunció en abril de 20221 su intención de desprenderse de las mismas.

Perímetro. Room Mate tiene en plantilla a 1.200 trabajadores y cuenta en la actualidad con 27 hoteles y más de 2.000 habitaciones disponibles. De los activos, 14 estan en España (cinco en Madrid, cinco en Barcelona, dos en Málaga, uno en Granada y en San Sebastián). Los restantes 13 están en el extranjero: siete en Italia, dos en Holanda, dos en EE UU, uno en Estambul y otro en París.

Normas
Entra en El País para participar