Torres (BBVA) descarta fusiones y compras: “La infraestructura física es cada vez menos relevante”

El presidente de BBVA se descarta de la puja por Banamex en México

Apunta que estratégicamente es más interesante la descabonización

El presidente de BBVA, Carlos Torres, Vila.
El presidente de BBVA, Carlos Torres, Vila.

BBVA ha descartado operaciones de fusión o compra a corto o medio plazo. El presidente del banco, Carlos Torres Vila, ha asegurado que la entidad no se plantea una adquisición, ya que no resulta interesante a nivel estratégico, y se centrará en crecer a través de oportunidades de negocio como las finanzas sostenibles y la digitalización. En ese sentido, BBVA se autodescarta en la puja por Banamex, la filial mexicana de Citi que el banco estadounidense ha sacado a la venta.

"Entiendo el interés que despiertan las adquisiciones y fusiones, pero no es el tema al que prestamos atención. La infraestructura física es cada vez menos relevante. Es más interesante pensar en la descarbonización, que es la mayor disrupción de la humanidad o en la digitalización. Ayudar a los clientes a que cambien los modelos de negocio sí es estratégico e interesante", ha explicado Torres durante la jornada inaugural de unas jornadas organizadas por la APIE, la Universidad Menéndez Pelayo y BBVA.

El presidente de BBVA hizo un repaso de los temas financieros de actualidad y destacó la inversión en desacarbonización como el mayor reto de la humanidad. En ese sentido, apuntó que hasta 2050 se deberían destinar 275 billones de dólares para transformar las economías a nivel global, lo que supone destinar el 8% del PIB mundial cada año. De esta forma, considera crucial el rol de las autoridades para generar "confianza, con certidumbre sobre el marco normativo, las reglas de juego, estabilidad fiscal, presupuestaria y competitividad".

Igualmente, destacó que para el periodo 2018-2025 BBVA se propuso canalizar 100.000 millones de euros en financiación verde, un objetivo que prácticamente ya ha cumplido y por ello decidió duplicar hasta los 200.000 millones para el mismo periodo. Además, Torres avanzó que previsiblemente "incrementaremos nuestros niveles de ambición".

Evolución del crédito

Por otro lado, hizo referencia a la subida de tipos de interés que el Banco Central Europeo (BCE) ejecutará a partir del mes de julio y que ha supuesto un balón de oxígeno para el sector financiero ante la dificultad de generar ingresos en los últimos años por el entorno de tasas negativas. Así, Torres ha valorado que la medida del supervisor europeo supone "un cierto apoyo". Eso sí, el directivo ve "razonable" pensar que la demanda de crédito se moderará en la segunda mitad del año por la incertidumbre, y ha reconocido que el impacto de la subida de tipos en la capacidad de repago puede afectar a la cuenta de resultados, aunque desde BBVA no esperan este año "sorpresas negativas" .

En lo que respecta a la devolución de las líneas de crédito con aval del ICO habilitadas durante la pandemia para aliviar las necesidades de liquidez de las empresas, ha descartado un aumento de la mora. "Están evolucionando francamente bien todos los indicadores de pago de empresas y familias. Tenemos buenas perspectivas en ese sentido", ha asegurado. En esa línea, Torres ha apuntado que la recuperación de la actividad a finales del año pasado y en los primeros meses de 2022 ha sido especialmente relevante en los sectores más afectados por la pandemia del Covid-19.

Además, ha señalado el notable repunte del gasto con tarjetas de crédito en el mes de mayo, que ha sido un 68% superior al mismo mes en 2019 y sobre el 40% superior a mayo de 2020. "En parte, esos datos reflejan la sustitución del efectivo, pero también denotan la fortaleza del consumo que también viene por la parte del gasto extranjero. Ha regresado el turismo y es muy buena noticia", ha valorado.

Inversión en Turquía

Respecto a la posición de BBVA en Turquía, donde recientemente ha aumentado su posición en la filial Garanti desde el 49,85% hasta el 86%, Torres ha asegurado que mantienen su vocación de inversión por los fundamentales que ofrece el país a futuro. "Somos inversores de largo plazo. Vemos en Turquía un potencial muy grande, un país de 85 millones de habitantes con una media de edad sobre los 30 años con grandes índices de natalidad y una posición geoestratégica importante con el potencial de ser el núcleo manufacturero de Europa dentro de este orden mundial donde las cadenas de suministros están más cerca", ha explicado

Desde que BBVA lanzó la opa sobre Garanti la inflación en Turquía se ha disparado y la lira turca no ha dejado de devaluarse. Torres ha recordado que existe la posibilidad de que BBVA considere a la economía turca como de alta inflación y eso lleve a hacer cambios contables en sus resultados, aunque no conllevará impactos en el capital.

"Tenemos que ver cuándo se hace eso, puede ser tan pronto como en el segundo trimestre y lo que hemos visto por nuestra experiencia en el pasado es que esto tiene un impacto positivo en capital. En la cuenta de resultados sí que tendrá un impacto negativo que, en nuestra experiencia, hace que la contribución el primer año de una filial de estas características prácticamente se neutralice", ha explicado.

Normas
Entra en El País para participar