Encuesta BofA

El pesimismo de los gestores se dispara a niveles de la crisis de Lehman

Las posiciones se concentran en el petróleo y materias primas, el dólar y la deuda de EE UU a corto plazo

El pesimismo de los gestores se dispara a niveles de la crisis de Lehman
Getty Images

La encuesta correspondiente a este mes de junio que realiza Bank of America entre gestores de fondos no deja resquicio alguno para el optimismo. Las últimas jornadas bursátil ya dan fe del pesimismo pero las repuestas de los profesionales apuntan a un escenario de mercado muy sombrío, comparable a momentos críticos de pasadas crisis.

Así, la opinión sobre el crecimiento global ha alcanzado un grado de pesimismo sin precedentes y el porcentaje de quienes se muestran optimistas se sitúa en mínimos de 1994. “El mercado bursátil de EE UU ha entrado oficialmente en fase bajista, a la vista de que la encuesta de junio muestra señales más profundas del pesimismo de los inversores”, explica Bank of America.

Esa visión negativa está calando además en las expectativas de resultados empresariales, en las que hasta el momento no ha habido fuertes ajustes pero que sí estarían empezando a reflejar el temor a la recesión por un alza acelerada de tipos de interés con la que combatir la inflación.

Según revela la encuesta, el miedo a la estanflación, a un entorno económico de elevada inflación sin crecimiento, está en el nivel más alto desde junio de 2008. Y la perspectiva para los resultados empresariales es la más negativa desde septiembre de 2008, el mes de la quiebra de Lehman Brothers. Bank of America destaca el importante deterioro en esas expectativas frente al mes anterior y recuerda que los grandes recortes en las previsiones de beneficios globales han coincidido siempre con momentos de crisis en Wall Street, como la quiebra del hedge fund LTCM, el pinchazo de las puntocom, la quiebra de Lehman o la pandemia del covid-19.

La encuesta a los gestores de fondos también detecta señales de capitulación en muchos indicadores de mercado, indicios de que la comunidad inversora está cerca de tirar la toalla y apretar el botón de venta indiscriminada. “La mayoría de indicadores están en niveles de capitulación, la excepción está en los tipos de interés a corto plazo”, señala Bank of America.

De hecho, la deuda a corto plazo de EE UU es una de las posiciones mayoritarias entre los gestores y figura en tercera posición, con un 13% del total. La que atrae más posiciones largas es el petróleo (38%), seguida del dólar (19%) y también aparece la renta variable china (9%) e incluso el bitcóin (4%).

En cuanto a Europa, el 32% de los gestores de fondos europeos aún ve un crecimiento potencial de la renta variable del Viejo Continente de al menos un 5%, mientras que otro 34% no descarta que continúen las ventas.

.El 73% de los encuestados piensa que la economía global se va a debilitar en el próximo año, mientras que son ligeramente más pesimistas para Europa, con un 77% que anticipa esa ralentización y un 54% que espera incluso una recesión en la región, una subida significativa desde el 28% de mayo.

 

Normas
Entra en El País para participar