Aerolíneas

La filial ‘low cost’ de British abre una brecha entre pilotos británicos y españoles de IAG

El sindicato británico Balpa veta la llegada de 14 copilotos de Iberia a BA Euroflyer

Aviones de Iberia y British Airways, ambas del grupo de aerolíneas IAG.
Aviones de Iberia y British Airways, ambas del grupo de aerolíneas IAG.

La sintonía que han mantenido durante años dos de los sindicatos más importantes para el holding de aerolíneas IAG, el de los pilotos españoles Sepla y el de los británicos Balpa, ha saltado por los aires. En el centro de la disputa se encuentra la nueva low cost de British Airways, BA Euroflyer.

La carencia de personal de vuelo en el Reino Unido tras la pandemia hizo que British tirara de personal de Iberia para lanzar la filial en el aeropuerto londinense de Gatwick. Un traspaso que finalmente ha sido vetado por el sindicato inglés. Fuentes conocedoras de este choque aseguran que los profesionales no habían sido seleccionados aún.

En concreto, BA Euro­flyer ciba a contar con 14 copilotos españoles con el incentivo de una mejora salarial respecto a sus nóminas en España y la promesa de una rápida progresión a pilotos. El acuerdo contó inicialmente con el plácet de Balpa, pero el complemento salarial, negociado por el Sepla, fue lo primero que obtuvo contestación. Los algo más de 90.000 euros al año que iban a percibir los españoles, en compensación por el alquiler de vivienda y el coste de la vida en el Reino Unido, han causado resquemor pese a que la medida contra la pérdida de poder adquisitivo de quienes fueran a volar desde Londres era conocida.

Los contactos con Sepla, según fuentes cercanas a los mismos, han sido continuos hasta que la parte británica ha elevado aún más el tono de la disensión y no solo se ha opuesto a los salarios sino que ha rechazado la llegada de refuerzos desde Madrid o cualquier otro país. La confianza entre sindicatos está quebrada.

El trasvase de efectivos era por un plazo de tres años y los copilotos volvían a Iberia como pilotos o se quedaban en British en la cola del escalafón.

Desde la sección sindical del Sepla en Iberia se ha señalado que esta posición de sus interlocutores “impide cualquier tipo de relación constructiva con los pilotos británicos representados por Balpa”, se puede leer en una circular enviada a la plantilla. Y se añade que “Balpa parece no entender que los beneficios de llegar a acuerdos de ayuda mutua son inmensamente superiores a los de las medidas supuestamente proteccionistas”.

El sindicato español no sale de su asombro por cuanto el acuerdo de puesta en marcha de BA Euroflyer contemplaba la contratación directa de comandantes externos a British siempre que no hubiera personal interno apropiado.

Giro total

Balpa nunca llegó a comunicar la disponibilidad de personal de British para ocupar las plazas necesarias en Euroflyer. Ante el déficit de recursos, la dirección de la aerolínea vino a las oficinas de Iberia en Madrid para reclutar pilotos. En la sección del Sepla en Iberia cunde ahora una profunda decepción con el rechazo de Balpa a los españoles y se buscará involucrar al Sepla institucional en la protesta ante el sindicato británico.

Normas
Entra en El País para participar