Aerolíneas

Iberia lanza un plan estratégico enfocado en la caja, más segmento premium y sinergias con IAG

Los acreedores de Air Europa y la SEPI dan permiso para la entrada en la aerolínea de Globalia con un 20%

El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto.
El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto.

Foco en la eficiencia operativa, generación de caja, máxima flexibilidad y potenciar nichos de crecimiento como el segmento premium, el mantenimiento de aviones y el transporte de carga. Iberia ha activado su plan estratégico Iberia Next Chapter con intención de consolidarse como la principal opción de viaje en una red de 153 rutas en todo el mundo y la compañía de referencia en el hub de Madrid-Barajas. Se trata de una nueva transformación tras el fuerte impacto de la pandemia en la aviación.

El presidente de la compañía, Javier Sánchez-Prieto, ha señalado esta mañana en Washington (EE UU), que Iberia “afronta un nuevo rumbo, sin desviarse de su propósito esencial de servicio”. El plan, con más de 80 proyectos, se basa en cinco principios: ser la aerolínea de confianza; reforzar la solidez financiera; consolidar el liderazgo en el Madrid-Barajas; convertir a los trabajadores en embajadores de la empresa, y avanzar hacia la sostenibilidad social y medioambiental.

Uno de los sostenes es el de las sinergias con el holding IAG en materia de proveedores, el proyecto de jugar un papel esencial en el mantenimiento de más de 500 aviones del grupo o en la adquisición de flota.

“Debemos insistir en la eficiencia para seguir siendo rentables, crear nuevas vías de ingresos y poner todo el enfoque en la generación de caja. Hay que devolver deuda contraída durante la pandemia y para ello tenemos que generar beneficios”, ha apuntado Sánchez-Prieto. Pese a que la reactivación del mercado está por completarse y las estrecheces que imponen los costes financieros, una de las clavez para competir está en la oferta de capacidad. Iberia ha retomado rutas a Estados Unidos, como la de San Francisco y Dallas, y ha abierto la conexión entre Madrid y Washington.

La capacidad puesta en el país norteamericano supera ya en un 4% la que desplegaba antes de la pandemia. Con parte de la dirección de la aerolínea presente en la capital estadounidense por el vuelo inaugural, Sánchez-Prieto ha explicado a los medios de comunicación que el gran desafío del momento está en capear la subida en el precio del fuel y atender la demanda con la mayor flexibilidad posible. La vuelta a Tokio no entra en los planes al menos hasta el inicio de 2023, mientras que se ha estado operando vuelos puntuales con Shanghai.

El consumo del combustible representa alrededor de un tercio de los costes y, según datos de IAG, el alza de precios fue del 20% en el primer trimestre. El presidente de Iberia ha recordado que las aerolíneas del holding tienen parte de su consumo cubierto por derivados: el 78% hasta superado el verano en el caso de Iberia, un 65% en el último trimestre, y el 25% en 2023. Dependiendo de la evolución del precio del combustible, la empresa seguirá gestionando sus coberturas, al tiempo que se centra en mejorar la sostenibilidad de las operaciones a partir de una flota y planes de vuelo más eficientes.

Avance en la compra de Air Europa

Iberia no está presupuestando la adquisición de Air Europa en su nuevo plan estratégico por una pura cuestión de plazos regulatorios. Pero Javier Sánchez-Prieto sigue hablando de operación estratégica. La compradora tiene ya el visto bueno de los bancos del crédito de 140 millones a Air Europa avalado por el ICO y el plácet de la SEPI, que rescató a la aerolínea de Globalia con un crédito de 475 millones.

Tras este hito, que allana el camino para que Iberia convierta su préstamo de 100 millones a Air Europa en un 20% del capital, la compañía de IAG buscará las autorizaciones de órganos de la competencia en España, Reino Unido y Alemania. “El objetivo sigue siendo hacernos con el 100% del capital, pero el 20% inicial será una participación financiera y no tendremos incidencia en la gestión de la compañía”, se reitera desde Iberia.

Otra de las claves de futuro es la renovación de flota. Para 2030 Iberia prevé contar con una veintena de A350, varias unidades A321 XLR, estos dos últimos para la larga distancia, y buena parte de la flota de corto y medio radio rejuvenecida. “Durante la pandemia hemos seguido invirtiendo en flota, ciberseguridad y digitalización”, ha remarcado Sánchez-Prieto.

Respecto a la salud financiera, IAG prevé reportar beneficio operativo ya en el segundo trimestre y el presidente de Iberia parece cómodo con esta exigencia del grupo. Sin embargo, los planes de inversión se van a ver condicionados por la generación de caja y amortización de deuda. Iberia tiene como horizonte a 2025 y 2026 la devolución de más de 800 millones de crédito avalado por el ICO, para lo que ya se ha configurado un plan financiero.

Una aportación anual de más de 9.300 millones al PIB, según PwC

La actividad de Iberia incide en un 0,6% en el PIB español, con 9.306 millones de euros a partir de actividad directa, indirecta e inducida, según un informe encargado por la empresa a PWC,. La mayor aerolínea española de red emplea a más de 15.000 personas, de los que 1.355 son pilotos, hay 3.106 tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) y 2.855 técnicos e ingenieros, entre otras líneas. Iberia transporta a 22 millones de viajeros anuales, cifra que sube a 28 millones incluyendo la aportación de Air Nostrum o los códigos compartidos.

Normas
Entra en El País para participar