Comercio electrónico

El TJUE exime a Amazon de responsabilidad sobre las falsificaciones vendidas en su tienda

El fabricante francés de zapatos Louboutin acusó a la compañía de anunciar en su web productos con un signo idéntico a su calzado sin su consentimiento

Logo de Amazon en un centro de logístico de la compañía.
Logo de Amazon en un centro de logístico de la compañía.

El Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha descartado este jueves que una plataforma como Amazon tenga responsabilidad en la venta de productos falsificados por terceros, al ser considerado un intermediario en la compra por Internet.

"A pesar de que integra en su oferta un conjunto de servicios, desde la publicación de ofertas de venta hasta el envío de los productos, este intermediario de internet [referido a Amazon] no puede considerarse directamente responsable de las infracciones de los derechos de titulares de marcas cometidas en su plataforma mediante ofertas de terceros", ha señalado el abogado general Maciej Szpunar. 

El caso responde a la denuncia de la marca de zapatos francesa Louboutin, cuyos productos más conocidos son los zapatos de tacón para mujeres con suela exterior de color rojo, un producto por la que son famosos. Esta compañía´, registrada como marca de la Unión Europea y marca Benelux, denunció que en los sitios de internet de Amazon aparecen regularmente publicados anuncios de zapatos con la suela roja y que, a juicio, hacen referencia a productos que han sido comercializados sin su consentimiento.

La empresa de calzado, a través de dos acciones ejercitadas en Luxemburgo y en Bélgica contra Amazon, había alegado que el gigante del comercio electrónico ha usado, sin su consentimiento, "un signo idéntico a la marca de la que es titular para productos o servicios idénticos a aquellos para los que está registrada esa marca" e insiste en el hecho de que los anuncios controvertidos forman íntegramente parte de la comunicación comercial de Amazon.

En su dictamen, Szpunar afirma que Amazon comercializa productos, pero en este caso juega solo un papel de intermediario y "no puede ser considerado directamente responsable de las infracciones de los derechos de titulares de marcas cometidas en su plataforma mediante ofertas de terceros". Y añade que "a pesar de que en el mercado electrónico las ofertas de terceros vendedores y de Amazon se presentan de modo uniforme y que todas incluyen el logotipo de distribuidor de renombre de Amazon, en los anuncios se especifica siempre si estos productos se venden por terceros vendedores o directamente por Amazon".

Según el abogado general, solo cabe imputar una responsabilidad directa del operador de una plataforma de comercio electrónico "cuando usa un signo idéntico a una marca", mientras que en el caso de Amazon sus anuncios especifican siempre si los productos se comercializan por terceros vendedores o directamente por la plataforma.

Szpunar ha recalcado que el mero hecho de que los anuncios de Amazon y de los de terceros vendedores coexistan no puede llevar a que un usuario "normalmente informado y razonablemente atento" perciba los signos incluidos en los anuncios de los terceros vendedores como parte integrante de la comunicación comercial de Amazon. "Lo mismo sucede con los servicios complementarios de asistencia, almacenamiento y envío de los productos que llevan un signo idéntico a una marca, respecto de los que Amazon también ha contribuido de forma activa en la elaboración y publicación de las ofertas", ha añadido.

Aunque las opiniones del Abogado General no son vinculantes sí suelen coincidir con las sentencias que acaba dictando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Normas
Entra en El País para participar