Las tecnológicas eligen un momento difícil para su pausa de publicidad

Netflix, Disney, Sony o Microsoft piensan incluir anuncios en sus 'streamings' o videojuegos, pero la demanda puede caer con una recesión

Las tecnológicas eligen un momento difícil para su pausa de publicidad
reuters

Los ejecutivos de Netflix y Disney piensan admitir anuncios en sus servicios de streaming. Los gigantes de los videojuegos, como Sony y Microsoft, también están considerándolo, según Business Insider. Tiene sentido, ya que la inflación está afectando al gasto en entretenimiento. La cuestión es si la demanda publicitaria lo soporta.

 

En 2019, los servicios de suscripción se imponían en todo, desde el vino hasta las maquinillas de afeitar. Eso queda muy lejos. Los consumidores se aprietan el cinturón: los británicos cancelaron 1,5 millones de suscripciones a servicios de streaming en el primer trimestre, según Kantar.

Una solución obvia es publicar anuncios. La suscripción a Hulu, de Disney, cuesta 7 dólares al mes, frente a los 13 que cuesta sin publicidad. Y los rivales lo están haciendo funcionar: las ventas del primer trimestre de Pluto TV, de Paramount Global, subieron un 51% interanual. En Sony y Microsoft, el objetivo inmediato no es cobrar una cuota, sino formar un ecosistema con publicidad que atraiga a los mejores creadores de juegos gratuitos.

En todo caso, el riesgo es que la demanda de publicidad baje. Una recesión podría afectar a los presupuestos de marketing. Morgan Stanley rebajó la semana pasada el rating de las agencias Publicis y WPP. Snap también recortó su previsión de ventas para el segundo trimestre.

Pero la carrera por los anuncios tiene algunos ganadores claros: las firmas de tecnología que ponen en contacto a los anunciantes con los editores. Entre ellas están Trade Desk, de 25.000 millones de dólares, que ya está asociada con Paramount+ y Sky, de Comcast, y Criteo, de 2.000 millones.

Por supuesto, siempre existe la opción de que Netflix y compañía eviten recurrir a ellas en favor de estrategias más sencillas: una gran tarifa plana para que un anunciante patrocine todo Stranger Things, por ejemplo. En todo caso, es probable que los consumidores con problemas de liquidez se lancen a por los servicios a precio reducido y respaldados por la publicidad. Los gigantes tecnológicos solo necesitan que los anunciantes sigan en línea.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías