Crónica de Bolsa

El Ibex sube un 3,1% en mayo, su mejor mes de 2022

El selectivo encadena dos meses consecutivos al alza

Ibex pulsa en la foto

La vuelta de la actividad a Wall Street no vino acompañada esta vez de una dosis de optimismo. La apertura bajista de la Bolsa estadounidense acentuó las pérdidas en el Viejo Continente. Los inversores que confiaban en que la inflación tocara techo en marzo y abril se han topado de bruces con una realidad. Como muestran los datos de mayo el alza de precios parece que está lejos de moderarse y añade presión a los bancos centrales para acelerar la normalización monetaria. Después de la fuerte subida que experimentaron las Bolsas en las últimas sesiones, se impuso la corrección. El Ibex 35 cedió un 0,89% a pesar del tirón de Repsol (1%) y Telefónica (2,16%).

El resultado de la última sesión del mes no empaña el buen hacer de la Bolsa en mayo. El Ibex 35 logró sobreponer al lema de vender en mayo y se anotó un 3,11%, a la cabeza de sus homólogas europeas. Además de firmar el mejor balance de 2022, encadena dos meses consecutivo al alza, algo que no sucedía desde el primer trimestre del pasado ejercicio. Con la vista puesta el corto plazo el reto del selectivo pasa por conservar y ampliar las ganancias que acumula en el año (1,58%) y superar la resistencia de los 9.000 puntos, nivel que no visita desde el pasado noviembre.

A diferencia de lo que ha venido sucediendo en las últimas jornadas, esta vez la Bolsa no contó con la ayuda de la banca. El alza de los rendimientos auspiciada por la elevada inflación y las expectativas de subida de tipos no sirvieron esta vez para prolongar las subidas. Entre los inversores pesó más el temor a una desaceleración. Santander cedió un 2,06%; BBVA, un 1,32%; CaixaBank y Sabadell, un 1% y Bankinter, un 0,84%, Superiores a los descensos de las entidades fueron los registrados por las firmas turísticas IAG (-4,91%) y Amadeus (-4,62%), dos de las cotizadas más castigadas en mayo por el alza de los precios del crudo, las tensiones geopolíticas y las expectativas de subida de tipos.

Tanto en la sesión como en el mes, el comportamiento del Ibex 35 se mantuvo en línea con el del resto de índices europeos. A pesar de los recortes de hoy, el Dax alemán avanza un 2% en mayo, ascenso que se reduce al 1% en el caso del Mib mientras el Ftse británico avanza un 0,84%. La excepción a las compras en el mes la representaron el Cac francés (-0,99%) y el Euro Stox 50 (-0,36%). Al otro lado del Atlántico y a pesar de que en el mes Wall Street llegó a firmar su peor sesión en dos años, el Dow Jones y el S&P 500 escapaban a los recortes frente a las caídas del 2% del Nasdaq, el índice más afectado por las subidas de tipos que además ha tenido que lidiar en las últimas sesiones con la revisión a la baja de las previsiones de algunos de sus integrantes como Snapchat o NVIDIA.

Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, señala que, aunque en las últimas jornadas la Reserva Federal ha suavizado el tono (descarta un alza de tipos de 75 puntos básicos), no espera la aplicación de medidas que vayan encaminadas a limitar las caídas de la Bolsa. “El endurecimiento de las condiciones financieras está haciendo gran parte del trabajo pesado de la institución monetaria, recortando las expectativas de inflación. Esto corre el riesgo de un gran repunte de la renta variable, en un momento en que la inflación está llegando a su punto máximo, pero no está cayendo bruscamente”, añade. El experto aconseja mantenerse invertidos, pero con un sesgo defensivo.

Por su parte, Chris Iggo, jefe de inversiones de AXA IM defiende que, si las macrotendencias globales no empeoran durante el verano, las perspectivas de rentabilidad deberían mejorar para la segunda mitad del año. No obstante, el riesgo de que el crecimiento global empeore más de lo que se prevé por unos tipos más altos, unos ingresos reales reducidos y un deterioro de la confianza advierte que “no se puede descartar otro tramo a la baja del 10-15% en las Bolsas”.

Los precios energéticos son parte relevante de la elevada inflación y están lejos de amainar. El acuerdo de la UE para vetar antes de final de año la mayor parte de las importaciones de crudo ruso reavivaron las subida del Brent. El crudo de referencia en Europa encadenó este martes su novena sesión consecutiva al alza y llegó a superar los 125 dólares por barril en valores intradía, un precio muy cercano al máximo de 127,98 dólares que registró a comienzos de marzo, coincidiendo con el inicio de la guerra en Ucrania. Sin embargo, aminoró su subida y terminó con un alza del 0,96%, hasta los 122,84 dólares.

El endurecimiento del mensaje por parte del BCE ha contribuido a que en las últimas semana el euro recupere parte del músculo perdido. Aunque ayer cedió un 0,5% se mantiene por encima de los 1,07 dólares y toma distancia de los mínimos de 1,04 billetes verdes que llegó a marcar en mayo. A pesar de esta recuperación en 2022 continúa cediendo un 5,6%.

Normas
Entra en El País para participar