Tecnología

Google abre la primera región 'cloud' pública en España y lo hace con más de 100 clientes

Según Implement Economics, la nube de Google y su efecto en la productividad de las empresas españolas podría incrementar el PIB entre 1.400 y 1.500 millones y generar hasta 13.700 nuevos empleos hasta 2027.

Isaac Hernández, director general de Google Cloud Iberia.
Isaac Hernández, director general de Google Cloud Iberia.

Google ha anunciado hoy la apertura oficial de su región 'cloud' en España. "Por fin, la nube pública se hace realidad en nuestro país", ha asegurado Isaac Hernández, director general de Google Cloud Iberia, que ha afirmado que para la multinacional es "un orgullo ser el primer hiperescalar que pone a disposición de las empresas españolas y de todo el mundo una región de centros de procesos de datos que está localizada en el país". Amazon, Microsoft e IBM lo harán entre lo que resta de año y principios de 2023.

La región, que se ha construido en colaboración con Telefónica y otros dos proveedores, cuyos nombres no han querido revelar, está localizada en la Comunidad de Madrid y, según han explicado, cuenta con tres zonas de disponibilidad o tres datacenters para poder proporcionar máximos niveles de seguridad, fiabilidad y redundancia. La de Madrid es la región cloud número 30 de Google en todo el mundo, y forma parte del plan de expansión de la compañía para llevar su nube cada vez más cerca de los clientes.

"Esta región es muy relevante para España, que hasta ahora estaba fuera del mapa internacional en cuanto a estas capacidades. La computación en la nube es un buen indicador de cómo de moderno es una organización o un país y nuestra región traerá ese aspecto de innovación y modernización a las empresas españolas", ha añadido el directivo. 

Según Hernández, que ha escenificado el encendido de los centros de datos en un acto en Madrid junto a la presidenta internacional de este negocio de la tecnológica, Adaire Fox-Martin, la nueva región de Madrid abre nuevas oportunidades para la transformación digital de todos los sectores. "Hoy cuando una empresa española utilizaba la nube pública de Google, lo más normal es que tuviera que ir a un datacenter  localizado en Bélgica, pero ahora, al pasar a Madrid logramos que la latencia sea 20 veces inferior, pasando de 20 milisegundos a 1 milisegundos en la capital y menos de diez en el resto de España, lo que permite ofrecer experiencias más rica al usuario".

Pero hay otro punto clave. Google asegura reforzar con esta región cloud su compromiso de soberanía digital europea y española, pues contar con esta infraestructura en Madrid permite que los datos de sus clientes estén localizados en España. Algo importante, sobre todo para sectores altamente regulados, como las administraciones públicas, la sanidad y los servicios financieros.

Google ha sellado, además, un acuerdo con Minsait (Indra) para desarrollar capas adicionales de soberanía del dato, que van a permitir que sean los clientes o Minsait en su representación quienes encripten la información "de tal manera que haya una completa garantía de que la información solo es accesible por ellos". 

La compañía no ha revelado la inversión hecha para la puesta en marcha de su región cloud, pero ha asegurado que se lleva "la mayor parte" de los 609 millones de euros que anunciaron el año pasado que invertirían en España en los próximos cinco años. Otras partes de la inversión tiene que ver con el cable submarino Grace Hopper, que conecta Bilbao con EE UU y Reino Unido; el cable submarino Equiano, que conecta Portugal y África, y el Centro de Excelencia en Inteligencia Artificial en la Universidad de Granada, con Minsait, y el Centro de Ciberseguridad de Málaga, desde donde la compañía ofrecerá servicios de ciberseguridad no solo a España sino al resto del mundo.

Según un estudio encargado por Google a Implement Economics, su inversión en infraestructura en la nube en España, unida a su efecto en la productividad de las empresas españolas como resultado de la adopción de los servicios de Google Cloud, podría suponer un incremento del PIB de entre 1.400 y 1.500 millones de dólares (entre 1.312 y 1.400 millones de euros) y generar hasta 13.700 nuevos puestos de trabajo, entre directos e indirectos, de aquí a 2027. "El estudio tiene una metodología bastante conservadora", según Hernández.

La región de Google en Madrid se lanza con todos sus servicios básicos, como Compute Engine, App Engine, Google Kubernetes Engine, Bigtable, Cloud Storage, Spanner y BigQuery. Los clientes también tendrán acceso a capacidades analíticas, soluciones de inteligencia artificial y machine learning y herramientas de modernización de aplicaciones para capitalizar el potencial de la computación en la nube. 

El gigante de internet ha señalado que ya tienen más de 100 clientes en su región cloud española, que realmente empezó a funcionar el pasado 9 de mayo. Entre ellos, Telefónica, Talgo, Capital Energy, Enagas, Mapfre y Teldat. También trabajan con la nube de Google Carrefour, Dia, Leroy Merlin y el BBVA. La compañía también ha revelado ya cuentan con más de 30 partners que están desplegando sus soluciones en la nube que tienen en España, entre ellos Telefónica Tech, Indra, Deloitte, Accenture, Cap Gemini, Kyndryl, NTT Data, Making Science, ArSistemas y Sngular.

Un punto que ha destacado Hernández es la sostenibilidad. "Estamos  muy contentos de que la región de Madrid va a ser considerada una región de bajas emisiones en dióxido de carbono. El compromiso de Google con la sostenibilidad es muy grande. Somos neutrales en emisiones de dióxido de carbono desde 2007. En 2017 anunciamos que igualamos el 100% de nuestro consumo con compra de energías renovales y el año pasado ya anunciamos que nos hemos comprometido a que en 2030 cualquier instalación de Google solo consuma energía libre de carbono". 

Esto es importante, según el directivo, porque los clientes que utilicen su región cloud en Madrid "hace que automáticamente neutralicen sus emisiones de dióxido de carbono, lo que les ayudará a cumplir con sus compromisos de sostenibilidad". 

Hernández ha defendido que hay cuatro elementos que diferencia la nube de Google del resto de rivales. El primero, "es la nube más limpia del sector; en sostenibilidad está a años luz de la competencia. El segundo, la soberanía digital. "La alianza local que hemos cerrado con Indra, o las que tenemos en Alemania, Francia e Italia con T-Systems, Thales y Telecom Italia, respectivamente, es bastante más avanzado que lo que tiene el resto.

Los otros dos aspectos que destaca son el compromiso de Google Cloud con la multinube, la nube híbrida y el código abierto "que proporciona más libertad a los clientes para elegir las soluciones más adecuadas y los desarrolladores construyan e innoven más rápidamente en cualquier entorno". Y el dato, "algo que está en el ADN de Google". "Somos una empresa fundamentalmente de big data, y la oferta relacionada con esto para capitalizar más datos y obtener una información más granular y con inteligencia artificial es probablemente superior". 

La plataforma de computación en la nube de Google aportó a Alphabet unan facturación en el primer trimestre de este año de 5.450 millones de dólares, un 44% más que en el mismo trimestre de 2021. Hernández no desglosado la facturación del negocio cloud en España, pero asegura que va "en línea" con la obtenida por la compañía a nivel mundial. La compañía abrirá pronto nuevas regiones cloud en París y Milán.

Normas
Entra en El País para participar