Smart Rooms se lanza a crecer y prevé duplicar su facturación precrisis

Augura unas ventas de 22 millones frente a los 10 millones de 2019. Impulsará el negocio del ‘coliving’ en Colombia y Chile

Oriol Serra, cofundador y consejero delegado del grupo Smart Rooms.
Oriol Serra, cofundador y consejero delegado del grupo Smart Rooms.

La industria hotelera desempolva los planes para volver a crecer con fuerza tras los dos peores años de su historia. Muchas empresas quieren aprovechar la gran cantidad de fondos y de inversores en el mercado en busca de proyectos y el crecimiento exponencial de las reservas para los próximos meses y aceleran los planes de expansión paralizados por el coronavirus.

Es el caso del grupo catalán Smart Rooms, que afronta la salida de la crisis con la vista puesta en incrementar su cartera de proyectos gestionados. “En la actualidad contamos con seis hoteles, dos residencias de estudiantes, un albergue, dos hostales y cuatro apartamentos turísticos”, recalca Oriol Serra, cofundador y consejero delegado de Smart Rooms.

Dos aperturas

De los seis hoteles, tres de ellos están en Barcelona y otro en Miami, todos operando con la marca urbana Yurbban. Los otros dos, situados en Miami y Palma de Mallorca, están en pleno proceso de reforma y la firma espera tenerlos operativos para este verano con el fin de aprovechar la gran demanda para viajar.

De los cuatro edificios de apartamentos turísticos operados con la marca Uma, uno de ellos, con 69 habitaciones, se ha inaugurado este año y en la actualidad también operan un hostel de 106 habitaciones con la marca Spotty en Bogotá (Colombia) y dos residencias de estudiantes en Bogotá y Chía (Colombia) con la marca The Spot.

Serra reconoce que la evolución de la demanda en 2022 ha superado todas las expectativas. “Esperábamos que 2022 fuera un año de tránsito hacia la normalidad, más aún con el impacto que tuvo la variante ómicron en los dos primeros meses, pero la recuperación de la demanda ha sido vertiginosa. Ómicron fue un espejismo. Ahora mismo estamos mejor que en los mismos meses de 2019. La gran duda todavía la tenemos sobre los últimos meses del año y si se recuperará la normalidad en el turismo de negocios”.

Latinoamérica y Miami

Pese a la incertidumbre sobre el último cuatrimestre del año, el consejero delegado de Smart Rooms prevé que la facturación llegará a los 22 millones al cierre de este año. “Sería más del doble de lo logrado en 2019, antes de la pandemia, por la incorporación de varios activos al perímetro en estos dos últimos ejercicios”.

De las 1.000 habitaciones, la mitad corresponden al sector del alojamiento y otras 500 al coliving. Para los próximos años, el crecimiento se concentrará más en hoteles, apartamentos y hostels, con un 70% de las nuevas plazas.

El futuro de la compañía pasa por crecer en España y Latinoamérica. “El primer objetivo es crecer desde Barcelona, donde tenemos la gran mayoría de nuestros hoteles, a España y Portugal. Ahora con el impacto de dos años de coronavirus, el mercado turístico está más trastocado y es donde se pueden generar más oportunidades en el sector hotelero”.

En el caso de Latinoamérica, el objetivo sería crecer en el área de coliving, que incluye las residencias de estudiantes y los apartamentos turísticos. “En toda Latinoamérica se ha repetido un patrón social: la población universitaria se ha duplicado y hay mucha demanda de alojamiento. Contamos con una sede en Bogotá (Colombia) y vamos a abrir centros en Chile y Miami”. A principios de 2021 inauguraron una torre de 28 plantas en Bogotá y 500 plazas, con una inversión global de 20 millones de euros.

Serra otorga mucha importancia a Miami, donde el grupo contará con dos hoteles en breve y en el que se quiere crear una sede central desde donde poner en marcha el plan de expansión en EE UU. “Será la única filial en el extranjero que contará con un consejero delegado independiente a la matriz”.

Apuesta por la restauración como complemento

Ramblas. El grupo Smart Rooms también cuenta con una división de restauración para complementar su oferta alojativa. Y la puso en marcha hace un mes con la inauguración de un local en las Ramblas, en un local hasta hace poco ocupado por la popular cervecería Baviera, situada enfrente de la fuente de Canaletas, lugar de celebración de los éxitos deportivos del Barcelona.

Inversión. La cadena ha replicado el modelo de cultura local de sus hoteles de la marca Yurbban en su concepto de gastronomía. La propuesta es la recuperación de platos tradicionales catalanes, frente a la comida de raíces alemanas que se servía antes, tanto para comer en el restaurante como para llevarlo a casa. La reforma del establecimiento ha acarreado una inversión de 550.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar