Cómo y por qué debe una pyme reducir su huella de carbono

Tu negocio asegura el futuro de todos: encuentra aquí la mejor ayuda profesional para tu empresa

Cómo y por qué debe una pyme reducir su huella de carbono

La lucha contra el cambio climático ha dejado de ser una opción para el mundo. En los últimos años se han puesto en marcha numerosas iniciativas, la mayoría impulsadas por Naciones Unidas, y normativas con el objetivo de frenar el deterioro medioambiental. Aún queda mucho por hacer, pero la sociedad está más concienciada, y cada vez son mayores los compromisos adquiridos, como el Acuerdo de París o los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2035.

Los Gobiernos también han redirigido las políticas hacia una economía más verde. De hecho, la recuperación en Europa tras la pandemia por el Covid-19 se apoya en la sostenibilidad.

El tejido empresarial tiene un papel fundamental en este proceso. “Inversores, empleados, clientes y otros, exigen a las compañías trabajar de una forma cada vez más sostenible y tener una estrategia adecuada”. “Además, muchas lo están viendo como una gran oportunidad de mercado y han empezado la transición; el compromiso de ser neutro en carbono tiene un gran efecto tractor de cara a proveedores y clientes”, explican desde AXA.

La construcción de un mundo más sostenible se está convirtiendo en una obligatoriedad para todos. “Los incentivos económicos van creciendo, y se está viendo cómo la medición de la huella de carbono es un requisito en muchas licitaciones y contratos”. “Asimismo, el acceso a nuevas formas de financiación (como préstamos verdes) y recompensas económicas por desarrollar proyectos de medición y reducción de la huella de carbono son también más habituales”, señalan desde Axa.

Además de los beneficios que tiene para el planeta la apuesta por la sostenibilidad, “es indudable que la reducción de las emisiones conduce a muchas empresas a mitigar sus costes operacionales gracias a la mejora de eficiencia de sus equipos. Entre las repercusiones negativas de no hacerlo, estarían un posible daño de imagen de la empresa, la disminución de la complicidad con los clientes y los trabajadores, o la pérdida de oportunidades de negocio”, subraya AXA.

¿Cómo debe abordar la reducción de la huella de carbono?

El punto de partida es que la dirección de la empresa esté comprometida e incluya la sostenibilidad en su plan estratégico y operativo como valor diferencial. En AXA describen cómo hacerlo: “El primer paso para mejorar es medir, por eso es importante hacer un buen diagnóstico de la huella de carbono, que está diferenciada en tres alcances: el 1 y 2 (estándar mínimo) miden la emisiones directas de gases de efecto invernadero producidas en fuentes que son propiedad o están controladas por la empresa (combustión en vehículos, fugitivas de refrigerantes…) y las indirectas por la generación de la energía comprada y consumida, y en el alcance 3 se contabilizan las producidas por los viajes de negocio, los desplazamientos al centro de trabajo, la compra de materiales, la logística, los residuos, etc.”

En su conjunto, es imprescindible realizar el cálculo de una forma precisa, estandarizada y trazable para una gestión activa, “con la que poder elaborar una estrategia de reducción o superar satisfactoriamente procesos de auditoría”, destaca AXA, que contempla la tecnología y la digitalización como herramientas clave el proceso.

¿Cómo puede ayudar el sector asegurador?

Las aseguradoras tienen un canal de comunicación muy estrecho con las grandes empresas y las pymes de cualquier sector. Conocen bien las características y necesidades de los clientes, lo que facilita su ayuda.

AXA, trabaja con una startup española, GreeMko, una solución innovadora para que las empresas inicien su camino a la sostenibilidad. GreeMko es un software muy intuitivo y sencillo que calcula de forma automática su huella de carbono de alcance 1 y 2. “Esta herramienta permite a los clientes subir sus facturas de electricidad y gas natural e incluir sus consumos de combustibles y gases refrigerantes para posteriormente elaborar un plan de reducción, y obtener instantáneamente un informe completo y personalizado de la huella de carbono”, explica AXA. Este informe, por ejemplo, facilita la obtención del sello del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, “de tal forma que no sólo ayudamos a ser más sostenibles, sino también a ser más competitivos”, resume la aseguradora.

Aprende más cada día con nuestros artículos sobre el futuro de tu empresa. Más información en https://www.axa.es/seguros-empresas

Normas
Entra en El País para participar