Infraestructuras

Mapas térmicos de las coladas de la Palma para facilitar la reconstrucción de la isla

La investigación del CSIC busca hacer más fácil la recuperación de las carreteras 

Imagen de archivo de la erupción en el volcán de la Palma.
Imagen de archivo de la erupción en el volcán de la Palma. Efe

El 13 de diciembre de 2021 se daba por finalizada la erupción del paraje de Cabeza de Vaca, cercano a la localidad de El Paraíso del municipio de El Paso, en la isla española de La Palma. Ese día cerró un período de 85 días expulsando lava, convirtiéndose en la tercera erupción más larga de la historia de las Islas Canarias. Desde entonces, la isla intenta recuperar la normalidad.

Un equipo de investigadores del CSIC ha desarrollado mapas térmicos de la isla de La Palma tras la erupción del volcán de Cumbre Vieja para conocer las condiciones de enfriamiento de la zona y facilitar la reconstrucción de infraestructuras, como por ejemplo el trazado de carreteras.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha firmado un acuerdo de licencia de esta tecnología con el Cabildo de La Palma para que pueda utilizar este conocimiento necesario para la actuación urgente en la isla, según informó recientemente el organismo en un comunicado.

Desde que el 19 de septiembre de 2021 se iniciase la erupción en el paraje de Cumbre Vieja, el Instituto Geológico y Minero de España (IGME-CSIC), dependiente del CSIC, ha participado activamente tanto en el Comité Científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), como en el estudio de la erupción y sus importantes consecuencias, generando una cantidad importante de información muy valiosa

El equipo de investigación, dirigido por las investigadoras Inés Galindo y Nieves Sánchez, ha diseñado un conjunto de mapas seriados por fechas, definidos mes a mes, y para dos tipos de profundidades concretas, a uno y tres metros de profundidad que muestran el enfriamiento de las coladas de la erupción volcánica en la isla de la Palma.

De la misma manera, han obtenido un mapa que muestra la posibilidad de encontrar tubos lávicos formados durante la erupción del mismo.

“Para llegar a conseguir estos resultados se ha desarrollado una nueva metodología para crear mapas de enfriamiento de coladas lávicas”, explica el investigador Juan Carlos García.

Mapas actualizados

“Los mapas se van a mantener actualizados, de forma que el modelo de enfriamiento se irá modificando y adaptando con los datos reales de temperatura”, añade García.

El enfriamiento de las coladas es fundamental para poder trabajar en las zonas de la isla afectadas por la erupción, destaca la nota del CSIC.

Por esta razón, el CSIC ha firmado un acuerdo con el Cabildo de La Palma para facilitar el uso de estos mapas térmicos en el trazado de carreteras y recuperación del resto de infraestructuras de la isla.

“Este acuerdo de licencia entre administraciones públicas permitirá al Cabildo de La Palma disponer de forma gratuita de toda la información del CSIC útil para reconstruir las infraestructuras dañadas”, explica el doctor Javier Maira, jefe de Estrategia Comercial e Internacionalización del CSIC.

El acuerdo se ha firmado en el Marco del Plan de Emergencias Insular de La Palma (Peinpal) y actualmente el CSIC está negociando acuerdos similares con el Gobierno de Canarias y con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

 

Usar la lava para la bioconstrucción

Materiales. Investigadores del Instituto de Micro y Nanoteclogía (IMN-CNM-CSIC ) han identificado la composición de la lava de Cumbre Vieja para poder reaprovecharla en materiales de bioconstrucción. El análisis ha sido realizado mediante técnicas de microscopía electrónica y difracción de rayos X para obtener la morfología y composición química de la lava, haciendo una diferenciación de elementos y cuantificando su presencia.

Lava y ceniza. Estos resultados determinan y contribuyen al posible reaprovechamiento de material volcánico (lava y ceniza) en aplicaciones reales, como es el caso de la empresa Red Verde, dedicada a la fabricación de materiales ecológicos para la bioconstrucción, o TheKSFactory, centrada en la reutilización de residuos minerales, forestales y marinos en la construcción, la industria y la náutica.

Drones submarinos. El IMN también participa con empresas como Nido Robotics, especializada en drones submarinos fabricados en España y la empresa andaluza Andalú Sea, con la que localizamos, caracterizamos y reciclamos materiales biológicos para su uso en la construcción u otras aplicaciones, como ya hicimos en el caso del alga roja invasora (proyecto ECO2-ALGAE).

Normas
Entra en El País para participar