Política monetaria EE UU

La Fed se mantiene fiel a su estrategia de combatir la inflación y sube los tipos en 50 puntos básicos

Se sitúan en la horquilla del 0,75%-1,25%

Fed pulsa en la foto

La debilidad mostrada por la economía estadounidense en los tres primeros meses del año no ha sido suficiente para cambiar la estrategia de la Reserva Federal para hacer frente a la inflación. El Comité de Mercado Abierto de la institución (FOMC) acordó ayer por unanimidad elevar los tipos en 50 puntos básicos, tal y como venía especulando el mercado desde que hace unas semanas su presidente, Jerome Powell, confirmara que un alza de los tipos más agresiva estaba sobre la mesa. La última vez que el banco central de EE UU elevó las tasas a este ritmo fue hace 22 años. Con los dos incrementos realizados en lo que va de ejercicio, la horquilla de tipos en la primera economía del mundo ha pasado del 0-0,25% que registraba desde el estallido de la pandemia al 0,75%-1% actual.

La fortaleza mostrada por el mercado laboral y la solidez del PIB han permitido a la institución mantenerse fiel a la lucha contra los altos precios. Aunque en el primer trimestre el PIB se contrajo por primera vez desde la pandemia, la Fed teme aún más que los precios pasen factura a los hogares y esto derive en una caída del consumo, una de las grandes fortalezas de la economía estadounidense. “Aunque la actividad económica disminuyó en el primer trimestre, el gasto de los hogares y la inversión de las empresas se mantuvieron fuertes. La mejora del empleo ha sido sólida y la tasa de paro ha disminuido considerablemente”, reconoce la institución.

Respecto a la inflación, uno de los grandes quebraderos de cabeza de las economías, la Fed cree que la escalada de los precios “sigue siendo elevada” por la guerra en Ucrania, que ha disparado los precios energéticos, y los nuevos confinamientos en China, que está acentuando los desequilibrios entre la oferta y la demanda y posibles problemas en la cadena de suministro. Por primera vez, el comité reconoce que permanecerán muy atentos a los riesgos de inflación y anticipa aumentos continuados de los tipos para aproximar la inflación al objetivo del 2%, muy por debajo del 8,5% registrado en marzo, máximos de cuatro décadas. A la espera de que la Fed actualice sus proyecciones en la cita de junio, están previstos cinco incrementos más en 2022 y otros tres en 2023.

Por lo pronto, Powell no descartó ayer que se apliquen más subidas de 50 puntos básicos en las dos próximas reuniones, pero descartó ir más allá y elevar los tipos en 75 puntos básicos de golpe. “No es algo que el comité esté considerando activamente”, afirmó.

Además de la subida de las tasas, la otra herramienta de la que dispone Powell para devolver la estabilidad a los precios y fortalecer el mercado laboral son sus tenencias de deuda. Después de las compras masivas efectuadas tras el estallido de la pandemia, la Fed se prepara para reducir su balance que ronda los nueve billones de dólares. La medida arrancará en junio y será gradual, apuntó la Fed, para evitar una crisis de liquidez y un fuerte aumento del coste de financiación que ponga contra las cuerdas la recuperación y el balance de las empresas.

En los tres primeros meses el banco central reducirá las tenencias de bonos del Tesoro estadounidense a un rimo de 30.000 millones de dólares (unos 28.426 millones de euros). Para la deuda de las agencias y los valores respaldados por hipotecas, el límite se fija en un principio en los 17.500 millones (16.556 millones de euros). Tras ese tiempo y una vez se confirme que la economía evoluciona favorablemente, el volumen de la retirada se elevará hasta alcanzar el objetivo de 95.000 millones de dólares al mes (89.784 millones de euros). Un proceso que, según señaló Powell ante el Congreso, será de tres años hasta devolver el balance a los tres billones de dólares. Es decir, la Fed apostará por dejar de reinvertir los vencimientos sin recurrir a la venta de activos.

Wall Street acelera las subidas

Ganancias. Jerome Powell volvió a hacer gala de su compromiso de no sorprender al mercado. Después de que el comité acordara elevar los tipos al ritmo adelantado, las ganancias se abrieron paso. El Nasdaq avanzó un 3,19%; el S&P 500, un 2,99%; mientras que el Dow Jones cerró con un incremento del 2,81%. En la renta fija se impuso la corrección. Un ajuste más moderado ayudó a que la rentabilidad de la deuda a diez y cinco años se alejara de la barrera del 3%, registrada en sesiones anteriores.

Fitch. La decisión de un aumento progresivo y más suave no contenta a todos. Fitch, la agencia de rating, considera que con las presiones inflacionarias en curso, está aumentando el riesgo de que el ajuste monetario provoque una desaceleración significativa del crecimiento o incluso una recesión en 2023.

Normas
Entra en El País para participar