Inmobiliario

Blackstone pone a la venta entre particulares 900 viviendas de Testa

La compañía espera más de 200 millones en ingresos. Encarga la comercialización a los ‘servicers’ Aliseda y Anticipa

Blackstone pone a la venta entre particulares 900 viviendas de Testa

Testa continúa con el proceso de traspaso de activos. A las alrededor de 1.000 viviendas destinadas al alquiler vendidas recientemente a Axa y Allianz, la socimi propiedad de Blackstone mantiene un proceso de comercialización de cerca de 900 casas, que vende a particulares, según fuentes del sector inmobiliario.

La socimi de Blackstone ha decidido desprenderse de viviendas en alquiler que no son estratégicas para la compañía, debido a que los pisos se encuentran en edificios que no están totalmente controlados por la empresa. Así que ha decidido traspasar esos activos segregados.

La novedad es que, en vez de lanzar un proceso de venta para grandes inversores, está comercializando estos activos a los particulares desde hace semanas. Testa ha encargado el trabajo de intermediación a los servicers Aliseda y Anticipa –compañías también de Blackstone– y que los anuncian en sus canales de venta habituales. Los posibles compradores van desde los actuales inquilinos de esas casas a otros particulares o pequeños inversores.

Las viviendas están ubicadas en diferentes localizaciones como Madrid, Valencia, Baleares, Cataluña, Galicia y Asturias. En conjunto, la transacción de estos activos podría sumar más de 200 millones de euros para la socimi en transacciones durante los próximos meses.

Testa Residencial es la mayor de las socimis cotizadas en BME Growth (antes Mercado Alternativo Bursátil) por valoración de activos. Su cartera en 2021 alcanzó una tasación de 2.965 millones y cuenta con alrededor de 10.000 viviendas destinadas al alquiler. Fue adquirida por Blackstone a finales de 2018 a sus entonces propietarios Merlin, Santander, BBVA y Acciona.

Hace menos de un mes, Testa vendió al grupo francés Axa 740 viviendas de alquiler en Madrid por un precio de alrededor de 285 millones. Se trataba de un conjunto de seis edificios residenciales construidos entre los años 2004 y 2008 y con unos 67.000 metros cuadrados de espacios. Asimismo, traspasó en otra operación en marzo 245 viviendas adicionales a la socimi Elix (propiedad de Allianz) por 185 millones.

Está por ver si Blackstone mantiene la estrategia de venta de activos menos estratégicos o se lanza a desinvertir otras carteras de Testa ante el alto interés de fondos y aseguradoras por las viviendas en alquiler. En otra de sus socimis, Albirana, el fondo estadounidense traspasó el pasado año 1.087 inmuebles. En este caso se trata de una sociedad con miles de pisos (procedentes de carteras bancarias) segregados en diferentes edificios y de mucho más difícil gestión, un modelo que interesa menos a la firma americana.

Blackstone realiza una gestión conjunta de los activos de Testa y de los de otra socimi llamada Fidere, que aporta 5.000 viviendas en alquiler adicionales, a través de la plataforma Testa Home, encabezada por Juan Pablo Vera como director general.

Normas
Entra en El País para participar