Infraestructuras

Grecia atrae a Abertis con la concesión de 2.000 millones de la circunvalación de Atenas

La autopista será adjudicada por un plazo de 25 años y se espera a Brisa, Vinci, Egis, Ardian y Macquarie entre los posibles concursantes

Una de las playas de peaje de la autopista ateniense Attica Motorway.
Una de las playas de peaje de la autopista ateniense Attica Motorway.

Las infraestructuras griegas vuelven a generar apetito entre grandes inversores tras la grave crisis atravesada por el país. La calificación crediticia de Grecia se ha alejado del riesgo de impago; el BCE está respaldando la deuda soberana, y el PIB apunta a crecimiento. En este contexto, el Gobierno busca apoyo privado para infraestructuras portuarias y de gestión del agua, además de licitar mejoras en la red de ferrocarril. Pero el gran activo en juego es una autopista, la circunvalación de Atenas, que el Fondo de Desarrollo de Activos de la República Helénica (HRADF, por sus siglas en inglés) está relicitando por 25 años.

El contrato de mejora, conservación y explotación de la Attica Motorway, valorado en el mercado en una horquilla de 2.000 a 2.500 millones, está abierto a muestras de interés desde enero y el HRADF espera la concurrencia de más de una docena de concesionarias y fondos de inversión.

Fuentes del mercado apuntan que Abertis, Brisa, y las locales Aktor y Avax, ambas en el capital de la actual concesionaria Attika Odos, analizan este activo. Se especula con que las estas dos últimas irían con Ardian. También se espera el interés de las francesas Vinci y Egis, y la presencia de Macquarie con socio local.

La infraestructura, de 70 kilómetros, facturaba casi 200 millones antes de la crisis del Covid-19

Mañana jueves concluye el plazo para acudir a la precalificación y será el momento de pasar a las ofertas vinculantes. El fondo público adjudicó el año pasado la Egnatia Odos (658 kilómetros) al consorcio GEK Terna-Egis por 1.490 millones, cifra que sube a 2.700 millones si se incluyen inversiones futuras y otros pagos al Estado griego.

En la final estuvo un consorcio liderado por Vinci, junto a las locales Mytilineos y Avax, y la concesión atrajo a Roadis, firma del fondo canadiense de pensiones PSP. Se espera que las ofertas por la autopista ateniense sean superiores.

Nuevos destinos

Abertis ha puesto el foco en Grecia, al igual que en Centroamérica o India, que se suman a los mercados habituales de la concesionaria tanto en Europa como en América. Y el activo más deseado en territorio heleno es la referida Attica, de 70 kilómetros y con tres carriles por cada sentido de la circulación. Para la firma de Atlantia y ACS sería estrenarse en Grecia.

Esta vía urbana de peaje fue construida en los noventa con una inversión de 1.300 millones, y su periodo de concesión vence en octubre de 2024. La operadora, Attiki Odos SA está participada por Aktor (65,7%), Avax (24,2%), Eteth (10%) y Egis, esta última con presencia testimonial en el capital.

Se trata de un eje central para las comunicaciones entre Patra, Atenas, Tesalónica y Evzoni, además de conectar las carreteras nacionales Atenas-Corinto y Atenas-Lamia sin necesidad de transitar el centro de la ciudad. La operadora tiene 1.500 empleados y en 2019 ingresó 193 millones.

La facturación, también el tráfico, tocó máximos antes de la crisis financiera, con 249 millones en 2009. El activo remontaba la crisis, hasta el estallido de la pandemia, con crecimientos anuales del 4% en usuarios entre 2015 y 2019. Su tráfico se hundió un 24% en 2020.

Bajo riesgo de construcción en una carretera de los noventa

Grecia atrae a Abertis con la concesión de 2.000 millones de la circunvalación de Atenas

Entre los argumentos para atraer a inversores internacionales al concurso de la autopista Attica Motorway está el escaso riesgo de construcción en una infraestructura con menos de 30 años en operación. También resalta su ebitda recurrente. Al adjudicatario se le exigirán mejoras esencialmente tecnológicas y ambientales.

El fondo público HRADF, encargado del programa de privatizaciones griego, está siendo asesorado en lo financiero por Lazard y Pireaus Bank; en el terreno jurídico cuenta con el consejo del despacho local Labadarios, y en el aspecto técnico está respaldado por la griega Avaris, la sudafricana Tolplan y la británica Infrata.

Normas
Entra en El País para participar