Salud

El auditor obliga a Grifols a apuntarse como deuda la inyección de capital del fondo soberano de Singapur

Grifols reformula cuentas y reduce el patrimonio en 830 millones

Víctor Grifols, co-consejero delegado de Grifols.
Víctor Grifols, co-consejero delegado de Grifols.

El laboratorio farmacéutica Grifols informó este jueves que ha reformulado sus cuentas de 2021 para incluir como deuda la inyección de capital que acordó en junio del año pasado con el fondo soberano de Singapur (GIC), según comunicó a la CNMV. Por petición del auditor, la compañía ha reclasificado su balance, afectado por la filial Biomat USA, la sociedad estadounidense donde pactó la entrada de capital de la firma asiática.

En cualquier caso, la compañía apunta a que está trabajando para que la transacción con GIC se vuelva a clasificar como patrimonio y no como pasivo. Como consecuencia de la reclasificación, el patrimonio neto se ha visto reducido en 830 millones. Además, en las cuentas reformuladas se indica que la deuda financiera neta eleva a 6.480,3 millones de euros, frente a los 5.828 millones comunicados en febrero respecto al ejercicio de 2021.

Grifols firmó el año pasado el acuerdo para que GIC inyectara 990 millones de dólares (835 millones de euros al cambio de esa fecha). De esa forma, entraba como socio a través de la filial estadounidense Biomat, de centros de obtención de plasma. Tal como adelantó Cinco Días en julio, las condiciones del acuerdo para la entrada del fondo soberano de Singapur se establece que la empresa catalana deberá pagar 79,2 millones de dólares (69,5 millones de euros) anualmente a su socio de forma obligatoria. Tal como explica el grupo ahora en las cuentas reformuladas, el auditor KPMG ha entendido que algunas de estas condiciones se asemejan más a un crédito que a una inyección de capital.

En el acuerdo se recogía la distribución de dividendos preferentes anuales a GIC; el derecho de rescate de las acciones clase B sujeto a la aprobación unilateral de los accionistas clase B a partir de 31 de diciembre de 2022; y en caso de que los dividendos o el rescate anual de Biomat USA o Biomat NewCo (la nueva joint venture), según el caso, no se aprobaran, se pagaran parcialmente o no se pagaran, GIC ostentaba el derecho a reclamar la entrega de un número indeterminado de acciones. Condiciones que ahora el auditor considera como de un préstamo.

El grupo, que tiene a Víctor Grífols Deu y a Raimon Grífols como consejeros delegados, asegura que esta reformulación de las cuentas, aprobadas en consejo de administración este jueves, no afecta a los resultados del grupo.

En su información remitida a la CNMV, Grifols asegura que la intención del acuerdo con GIC ha sido siempre que el instrumento financiero tenga la consideración de patrimonio. "Por ello, a la fecha de la reformulación de estas cuentas anuales consolidadas, Grifols está analizando las modificaciones necesarias en los términos y condiciones del acuerdo con el propósito que dicha transacción se clasifique como instrumento de patrimonio, tal y como ha sido siempre la voluntad de las partes", asegura.

Normas
Entra en El País para participar