Industria farmacéutica

El fondo soberano de Singapur se asocia a Grifols con una inversión de 840 millones

GIC será socio minoritario de la filial Biomat, empresa destinada a la obtención de plasma en EE UU

Víctor Grífols Deu (izquierda) y Raimon Grífols, consejeros delegados solidarios de Grifols.
Víctor Grífols Deu (izquierda) y Raimon Grífols, consejeros delegados solidarios de Grifols.

La firma GIC, fondo soberano de Singapur, se convertirá en socia de Grifols al entrar en el accionariado de su filial Biomat, que cuenta con centros de obtención de plasma en EE UU. GIC pagará alrededor de 1.000 millones de dólares (840 millones de euros) en la operación, que el laboratorio catalán utilizará para reducir deuda, según comunicó la compañía catalana este miércoles a la CNMV.

"Como resultado de esta transacción, GIC se convertirá en un inversor estratégico para Grifols con una participación minoritaria en Biomat USA mediante la adquisición de acciones preferentes sin derecho a voto de nueva emisión", explica la compañía catalana en un comunicado.

Grifols controla la empresa Biomat desde hace más de dos décadas, cuando comenzó su fuerte expansión en EE UU, que es su principal mercado y su punto neurálgico de obtención de plasma de forma remunerada a voluntarios. Esta filial dispone de una red de 296 centros en ese país.

La multinacional de hemoderivados explicó que seguirá controlando todos los aspectos relacionados con la gestión de Biomat y la operativa de los centros. Todo el plasma recogido en esas instalaciones seguirá siendo suministrado a Grifols para la producción de medicamentos plasmáticos mediante un contrato a largo plazo.

Víctor Grífols Deu, consejero delegado solidario del laboratorio, destacó el carácter estratégico de la alianza con GIC: "Es un placer dar la bienvenida a GIC como inversor estratégico para seguir dinamizando y potenciando nuestra actual red de centros de plasma en EE UU, que constituyen una clara ventaja competitiva".

La noticia provocó un alza del 2% en las acciones de la compañía en el arranque de la sesión bursátil.

Esta operación servirá a Grifols para rebajar su pasivo, ya que se ha comprometido a reducir paulatinamente su apalancamiento. En el primer trimestre de 2021, la deuda financiera neta del laboratorio se situó en 6.200,5 millones y el ratio de deuda financiera neta sobre ebitda en 5,1 veces como resultado de las adquisiciones de centros de plasma a BPL y Kedrion y de la transacción de Gigagen.

Desde Grifols se explica que históricamente, la trayectoria de inversión de GIC, uno de los fondos de inversión soberanos más grandes y activos del mundo con más de 100.000 millones de dólares en activos bajo cartera, constata sus preferencias por participaciones minoritarias y de largo plazo. "Grifols seguirá controlando todos los aspectos relacionados con la gestión de Biomat y la operativa de los centros y no está previsto que esto cambie", se añade. Sobre si se espera que el fondo invierta más en Grifols o en Biomat, la compañía apunta a que de momento están centrados en esta operación que permitirá fondo en convertirse en un socio estratégico de Grifols "con el que compartiremos el mismo interés de fortalecer y expandir nuestra red de centros de plasma en EE UU, lo que supone una clara ventaja competitiva para nosotros, al tiempo que reducimos nuestro nivel de deuda".

La llegada de GIC se produce en uno de los años más complicados para Grifols por la pandemia de Covid-19. Las restricciones sanitarias fundamentalmente el pasado año recortaron la obtención de plasma en EE UU, la materia prima con la que el laboratorio fabrica sus productos hemoderivados. Eso ha conllevado a que las cuentas de la empresa se resientan. A inicios de junio, la multinacional que cotiza en el Ibex 35 apuntó que espera volver a la normalidad, a su camino trazado sin pandemia, en 2022. El laboratorio catalán espera "un repunte de las ventas en la última parte de 2021 gracias a la sólida demanda sostenida y la recuperación de la obtención de plasma".

Precisamente, la compañía ha mantenido una estrategia de extender su red de centros de plasma en los últimos meses, con compras en EE UU y la entrada en Egipto, y prevé seguir con esa aceleración. Si en 2021 llega a 380 puntos (el doble que en 2016), el año que viene el número llegará a los 450 y en 2026 será 520 (un 36% más).

El fondo soberano de Singapur es uno de los grandes inversores en el mundo. Invierte en renta variable, bonos, deuda, inmobiliario y como capital riesgo. En España, cuenta con el control de la socimi logística P3 Logistic Parks.

Normas
Entra en El País para participar