El ajuste del yuan es difícil de gestionar

Una moneda más blanda podría apoyar las exportaciones, pero también animará a los inversores a evacuar los activos denominados en ella

Billetes de yuan.
Billetes de yuan. REUTERS

El yuan repuntó durante la pandemia. Pero tras la reciente cifra de PIB, ha perdido casi un 3% en cinco días de cotización, su peor semana desde 2015.

 

La moneda se había mantenido firme incluso cuando el dólar subía frente a las demás divisas. Ello se debe al sólido y constante superávit comercial y a la resistencia del banco central a bajar tipos pese a que el crecimiento se tambalee. Pero las expectativas de los inversores de que la Fed siga subiendo tipos de forma enérgica han borrado el diferencial entre los bonos de EE UU y chinos. La respuesta draconiana de Pekín al Covid está desestabilizando la cadena de suministro de las exportaciones, mientras la inflación local se dispara y la demanda exterior se enfría.

Una moneda más blanda podría apoyar las exportaciones, pero con los mercados locales de Bolsa e inmobiliario temblando y los inversores extranjeros retrocediendo, también animará a los inversores a evacuar los activos en yuanes, como en 2015. Este ajuste podría resultar igual de complicado de gestionar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías