Previsiones económicas

El Gobierno revisará a la baja el crecimiento del PIB en 2022 hasta el entorno del 5%

Retrasa la presentación del cuadro macro que lo ofrecerá conjuntamente con el Programa de Estabilidad e irá en línea con las estimaciones de las principales instituciones

La vicepresidenta primera del Gobierno y presidenta del Comité Monetario y Financiero Internacional (CMFI), Nadia Calviño.rn
La vicepresidenta primera del Gobierno y presidenta del Comité Monetario y Financiero Internacional (CMFI), Nadia Calviño.

Todo estaba dispuesto para que el Consejo de Ministros de hoy diese el visto bueno a la revisión del cuadro macroeconómico 2022-2025. Sin embargo, en el día de ayer se supo que los equipos económicos del Gobierno seguían trabajando a marchas forzadas para cuadrar las cifras y ofrecerlas conjuntamente con el Programa de Estabilidad.

El plazo para ello vence el 30 de abril, por lo que con toda seguridad, antes de esta fecha se conocerán las grandes cifras de la economía española, claramente afectadas por los efectos inducidos de los últimos coletazos de la pandemia por Covid-19, así como fundamentalmente por la importante crisis derivada de la guerra de Ucrania.

Pese a que aún no se ha desvelado cifra alguna, la economía española sufrirá un importante recorte en su crecimiento del PIB respecto a las estimaciones realizadas en octubre con la presentación de Presupuestos. Entonces el optimismo contenido se tradujo en unas estimaciones de crecimiento del 7% interanual, tasa a todas luces muy superior a lo que puede esperarse tras la invasión de Rusia de Ucrania.

El Gobierno revisará a la baja el crecimiento del PIB en 2022 hasta el entorno del 5% pulsa en la foto

A la vista de las diferentes estimaciones de las diversas entidades y organismos, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, anunciará un crecimiento del PIB para este año en el entorno del 5%, decimillas arriba o abajo. Las últimas estimaciones conocidas, sitúan esta variable por debajo de este dígito. El Fondo Monetario Internacional estimó para este ejercicio un crecimiento del 4,8%, mientras que para 2023 estima el 3,3%.

El propio Banco de España, igualmente situó su estimación en el 4,5%, si bien en medio de la actual incertidumbre y perturbación por Ucrania, llegó a advertir que si esta crisis se prolongaba en el tiempo, no sería descartable que se volvieran a revisar las estimaciones, no descartándose incluso una posible recesión. Por su parte la Airef fija su estimación en el 4,3%.

Otras entidades no oficiales también situaban sus estimaciones por debajo del 5%. Así Caixabank estima que la economía española crecerá este año el 4,2%, el BBVA el 4,1%, siendo el más optimista el panel de Funcas con una tasa del 4,8%.

Este conjunto de revisiones a la baja coincide con las llevadas a cabo en las grandes economías europeas y es que el conflicto ucraniano explica en su mayor medida el deterioro de las cifras. Lo mismo sucede con la inflación, aunque en sentido contrario, con lo que se espera cotas elevadas derivadas del encarecimiento de las materias primas y su traslado al componente de precios.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó hace unos días que con toda seguridad se revisaría a la baja la estimación de crecimiento económico, si bien sostuvo que pese al recorte el crecimiento seguirá siendo robusto.

También la vicepresidenta económica, Nadia Calviño señala que “estamos terminando los cálculos para presentar el nuevo cuadro macroeconómico que acompañará al Plan Presupuestario y el Programa de Estabilidad, que tenemos que presentar a las instituciones europeas.

Los distintos organismos están actualizando sus previsiones de crecimiento y están todas en un entorno parecido, si bien todas sujetas a una intensa incertidumbre y riesgos importantes a la baja derivados del impacto de la pandemia en algunas importantes economías mundiales y, sobre todo, el impacto de la guerra en Ucrania especialmente importante para la economía europea”.

En el sector público el déficit previsto por el Gobierno del 5% del PIB podría modificarse a la baja, ante los mayores ingresos derivados del aumento de los precios. Así la Airef estima un déficit del 4,2%, mientras que el FMI lo cifra en el 5,3% del PIB. Esta institución señala que el déficit se estancará en el 3,9% desde 2024 a 2027, al tiempo que la deuda pública se mantendrá invariable en el entorno del 114% del PIB hasta 2027.

Normas
Entra en El País para participar