Banco Central

Japón lanza compras ilimitadas de bonos para frenar el alza de rentabilidades

El Banco de Japón reacciona ante las presiones que irradia la Fed y provoca una caída del yen a mínimos de dos décadas

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda
El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda Efe

El Banco de Japón ha tomado hoy una decisión a contracorriente de las alzas de tipos que han emprendido la Reserva Federal de EE UU, referencia mundial para el mercado de deuda, y otros tantos bancos mundiales y ha anunciado una vuelta de tuerca más a su política acomodaticia. Iniciará la compra ilimitada de bonos a 10 años durante cuatro sesiones consecutivas.

Las compras tendrán lugar los días 21, 22, 25 y 26 de este mes y tienen como claro propósito rebajar el rendimiento del bono japonés a una década al objetivo del 0%, después de que haya alcanzado el 0,25%, nivel considerado límite por la autoridad monetaria japonesa. Su decisión ha provocado una nueva depreciación del yen, que ya ha retrocedido a mínimos de los últimos 20 años a medida que se ensancha la brecha entre la política monetaria de Japón y la de EE UU.

De hecho, el Banco de Japón se ha visto forzado a reaccionar ante el alza de rentabilidades en los bonos que está provocando el endurecimiento de la política de la Fed, dispuesta a combatir con firmeza el alza de la inflación. Ya subió los tipos en marzo, en 25 puntos básicos desde el nivel de cero en que los bajó por la pandemia, y se da por hecha un alza de 50 puntos en la reunión de mayo, junto con el inicio de la reducción del balance de la institución. Así, el rendimiento del bono de EE UU a 10 años ya roza el 3%, máximos desde 2018.

El Banco de Japón celebra su reunión de política monetaria el próximo 28 de abril, cuando actualizará sus previsiones económicas. Y a pesar de las tensiones inflacionistas que recorren el planeta, la institución se desmarca por completo de cualquier endurecimiento de su política monetaria. Los estímulos se suceden desde hace décadas sin terminar de impulsar una economía moribunda y ahora, además, pierden fuerza por el contagio de las alzas de tipos de la Fed.

La presión que irrradia la Fed también ha llevado hoy al Banco Popular de China a mantener sin cambios por cuarto mes consecutivo en el 3,7% el tipo de referencia para los préstamos, en contra de la baja que se esperaba con la que impulsar su economía. El objetivo del gobierno de Pekin de lograr un alza del PIB este año del 5,5% está en entredicho después de que las nuevas restricciones por el coronavirus estén impactando sobre la actividad.

Normas
Entra en El País para participar