Kimitec, con la salud en la agroalimentación no se juega

La biotecnológica española apuesta por compuestos naturales y cero químicos

El CEO de Kimitec, Félix García Moreno (a la izquierda), con el equipo de bioinformáticos del centro MAAVi.
El CEO de Kimitec, Félix García Moreno (a la izquierda), con el equipo de bioinformáticos del centro MAAVi.

No por casualidad Kimitec, la biotecnológica española puntera en soluciones alternativas para el sector agroalimentario, se ubica en Almería, la huerta de Europa, rodeada por 31.000 hectáreas de cultivo protegido. En concreto, en la localidad de Vícar.

Kimitec “nace en 2007 en plena crisis financiera, con el capital que obtuvimos de hipotecar la casa de mis padres y la de mis suegros, unos 400.000 euros, con un modelo de negocio muy disruptivo y hasta provocador”, recuerda su fundador y CEO, Félix García Moreno. Esa esencia en la forma de hacer se mantiene 15 años después.

Kimitec se dedica a la investigación, desarrollo y comercialización de biopesticidas, bioestimulantes, prebióticos y probióticos como alternativa a los productos de síntesis química en la agricultura.

Para ellos, la productividad natural, la salud del consumidor y el respeto por el medio ambiente deben estar en el centro de la ecuación de la producción agraria. “Está muy bien ir de green [verde] y healthy [saludable], pero en el fondo lo que hay es un gran greenwashing [blanqueamiento de la responsabilidad ecológica]”, denuncia el CEO.

La empresa facturó 36 millones de euros en 2021

“La manera en la que se han producido los alimentos en los últimos 60 años no ha sido la más responsable; meter tanta química en la alimentación fue necesario cuando hubo un gran incremento de población (los años del baby boom) y había que llenar las despensas, pero esa forma de hacer tiene unas consecuencias y un impacto nada saludable, ni para el ser humano ni para el medio ambiente”, añade.

Dos décadas y media después, su “apuesta al todo o nada” –en sus propias palabras– ha sido de lo más exitosa y el modelo de negocio, de lo más rentable y generador de empleo.

Facturaron unos 20 millones en 2020, cifra que incrementaron a 36 millones en 2021 y que aspiran a situar en 65 millones en 2022. La plantilla tampoco ha dejado de crecer. De 158 trabajadores en 2020, cerraron 2021 con 280 empleados, suma que superará los 300 antes de que acabe el año.

El fundador de Kimitec reconoce “la alta rentabilidad del negocio” y ha rechazado “todas y cada una de las ofertas de compra de grandes multinacionales del sector, porque no nacimos con esa vocación de dar el pelotazo y ya nuestra misión va mucho más allá”. Aspira a “salir a Bolsa en tres años” y augura que serán “el Tesla del sector”.

No hay trampa ni cartón en su fórmula de éxito. Moreno recuerda sus orígenes humildes y la nula tradición familiar en los negocios, y apela a “la cultura del esfuerzo y el trabajo, al tesón y a creer en ti mismo y en tu proyecto” como el camino para triunfar.

El mayor ‘hub’ del mundo

Kimitec cuenta desde 2019 con el mayor centro de biotecnología de Europa y uno de los mayores del mundo aplicado a la agricultura natural: el MAAVi Innovation Center. Unas modernísimas instalaciones de 5.000 metros cuadrados dedicadas a la investigación de moléculas y compuestos naturales para la agricultura natural.

Las cifras

5.000

metros cuadrados ocupa el hub de biotecnología MAAVi para investigar y desarrollar compuestos naturales para usos agroalimentarios.

300

trabajadores o más es la cifra con la que Kimitec espera haber ampliado su plantilla al término de 2022, un dato que no ha dejado de crecer en los últimos años.

MAAVi es el acrónimo del inglés making a vision, una visión que ha llevado a Kimitec “a cambiar la forma en la que se producen los alimentos, convirtiéndose en la alternativa natural, eficaz y productiva a las herramientas de síntesis química”, recalca el CEO.

Utilizan un método de investigación propio, la tecnología 4 Health, y diseñan soluciones agrícolas homogéneas e igual de eficaces que las de síntesis químicas tradicionales.

Desde la compañía subrayan que “encontramos esta eficacia en la naturaleza, a través de un modelo disruptivo basado en este método de investigación propio que establece sinergias entre cuatro áreas de conocimiento: botánica, microbiología, microalgas y química verde”.

Hoy están presentes en un centenar de países, con delegaciones propias en Estados Unidos, Brasil, Perú y China, y cuentan, además, con 24 oficinas comerciales en países y zonas como Marruecos, Turquía, Italia, el Báltico, Argentina, Rusia, Asia Central, Francia, Kenia, Alemania, Tailandia, Malasia, Egipto, India, Colombia, Japón y Australia. El 80% de su producción va a exportaciones.

Con la I+D+i y la RSC en el ADN

Detalle del MAAvi Innovation Center.
Detalle del MAAvi Innovation Center.

Inversión. Desde 2012, Kimitec ha invertido más de 20 millones en I+D+i en proyectos propios y en colaboración. Es la única empresa del sector con cuatro proyectos Horizonte 2020, los Óscar de la investigación europea, para desarrollar herramientas naturales innovadoras para una agricultura responsable de residuo cero. Kimitec cuenta con más de 48 proyectos propios.

Maavi Foundation. Promueve la integración, el intercambio sociocultural y el aprendizaje entre niños de diferentes razas y nacionalidades; tiene tres programas: nutricional, educativo y de inserción laboral para los padres.

Normas
Entra en El País para participar