Materias primas

Tensión en el mercado de petróleo ante el riesgo de nuevas sanciones al crudo ruso

El posible corte de suministro de crudo como medida de presión provoca sacudidas

Pozo de petróleo en Casper, Wyoming.
Pozo de petróleo en Casper, Wyoming. AP

El mercado de petróleo continúa dando síntomas de tensión. El aumento de la ofensiva rusa en la guerra de Ucrania da más argumentos los defensores de imponer sanciones más severas a Rusia, lo que eleva las posibilidades de que se imponga un embargo europeo al petróleo ruso. En este contexto, los futuros del Brent han llegado a subir hasta un 1,5% durante la sesión de hoy, si bien los avances se han diluido y ahora ascienden alrededor de un 1,39%, mitigados por la reducción de la demanda China a causa de las restricciones a la movilidad.

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, ha afirmado en una entrevista que Europa puede reducir la dependencia energética de Rusia más rápido de lo estimado previamente: “La diversificación es posible y factible con relativa rapidez, en menos tiempo de lo que imaginábamos hace apenas un mes. Europa continúa financiando a Rusia comprando petróleo y gas, entre otras cosas, a un precio que no tiene relación con los valores históricos y los costos de producción", ha afirmado el político italiano.

Asimismo, la situación económica de China, el mayor importador de crudo del mundo, estaría impactando directamente en los precios internacionales del crudo. La economía del gigante se desaceleró en marzo a causa de una caída en el consumo, los bienes raíces y las exportaciones. De hecho, este lunes, los datos oficiales mostraron que el país refinó un 2% menos de petróleo en marzo que el año anterior. En este sentido, los inversores también siguen de cerca la evolución de las restricciones contra el coronavirus impuestas por Pekín, que ahora están vigentes incluso en focos comerciales tan importantes como Shanghái, una ciudad que reportó recientemente sus primeras muertes por Covid-19 producidas por el actual brote.

Por otra parte, las protestas contra el primer ministro de Libia, Abdulhamid al-Dbeibah, también estarían impulsando la volatilidad. El cierre de dos puertos petroleros cruciales, sumado a una parada en la producción del campo petrolero El Feel, que produce 65.000 barriles por día, podrían fomentar "una dolorosa ola de cierres" en un valioso proveedor de crudo para Europa, según han indicado las autoridades del país norafricano. Libia produce una media de 1,21 millones de barriles diarios antes de los últimos cortes.

En Moscú, el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, ha asegurado que si más naciones prohibieran los flujos de energía rusos, los precios pueden "superar significativamente" los máximos históricos. La advertencia de Novak se da después que el presidente ruso, Vladimir Putin, y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, calificaran de "positivos" sus "esfuerzos para estabilizar el mercado petrolero" en una llamada telefónica del fin de semana, sugiriendo que no es probable que haya cambios en la política de producción de la OPEP+.

En vísperas de las vacaciones de Semana Santa, el barril de Brent subió un 2,7% el jueves tras conocerse que la Unión Europea podría prohibir gradualmente las importaciones de petróleo ruso. El ejecutivo comunitario está trabajando en una propuesta que supondría prohibir las importaciones de crudo ruso, no de gas, si bien el Ejecutivo alemán no apoyaría un embargo inmediato.

Durante el fin de semana, la ofensiva rusa en la guerra ha ido en aumento con el asedio a Mariupol. Moscú, que califica sus acciones en Ucrania de "operación especial", dijo que su ejército ha tomado casi por completo la ciudad,  y lanzó un ultimátum a los últimos defensores ucranianos del puerto, pidiéndoles que depongan las armas. Cada nuevo aumento de la presión militar rusa, que ataca con fiereza las principales ciudades ucranianas, refuerza las tesis de quienes optan por cortar las importaciones de petróleo como sanción, si bien el bloque encabezado por Alemania rechazan esta posibilidad por el miedo a que Rusia corte por su parte las exportaciones de gas como represalia.

Por su parte, la Agencia Internacional de la Energía ha advertido que unos 3 millones de barriles por día (bpd) de petróleo ruso podrían dejar de recibirse a partir de mayo debido a las sanciones, o bien debido a que los operadores rechazan voluntariamente comprar cargamentos rusos. La producción rusa de petróleo ha seguido cayendo en abril, con un descenso 7,5% en la primera mitad del mes con respecto a marzo, según informó el viernes la agencia Interfax.

"Es probable que el mercado del petróleo mantenga una tendencia alcista esta semana mientras los grandes productores aumentando ligeramente la oferta para compensar la reducción del flujo de Rusia",  dijeron a Reuters los analistas de Fujitomi Securities.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP y sus aliados en la OPEP+, que incluye a Rusia), han rechazado las presiones de Occidente para aumentar la producción a un ritmo más rápido en virtud de un acuerdo previamente acordado para aumentar la oferta. Un informe de la OPEP de la semana pasada mostró que la producción en marzo aumentó en solo 57.000 bpd, hasta 28,56 millones de bpd, lo que supone un retraso en el aumento de 253.000 bpd que la OPEP  tiene permitido bajo el acuerdo.

Normas
Entra en El País para participar