Suministro

Draghi cree que Europa puede asumir una leve contención en el consumo de energía

Defiende que la rebaja de la dependencia de Rusia avanza más rápido de lo esperado

Apunta a medidas como rebajar en 1 ó 2 grados la temperatura de la calefacción y del aire acondicionado

Mario Draghi, primer ministro de Italia
Mario Draghi, primer ministro de Italia Reuters

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, se ha mostrado optimista sobre el camino que tiene por delante la UE para reducir su dependencia energética de Rusia y ha asegurado que “la diversificación es posible y relativamente factible de forma rápida, antes de lo que imaginábamos hace tan solo un mes”.

Sus declaraciones llegan después del acuerdo alcanzado con Argelia para elevar las importaciones de gas. Y propone como receta rebajar en uno o dos grados la temperatura de la calefacción y una variación similar en el aire acondicionado. El impacto de “medidas de contención” energética debería ser leve en su opinión.

Draghi minimizó los problemas de no contar con el gas ruso en futuro, que constituye un 45% del que exporta. "Estamos bien posicionados. Tenemos gas almacenado y tendremos gas nuevo de otros proveedores. Incluso si se tomaran medidas de contención, serían leves. Estamos hablando de una reducción de 1-2 grados en las temperaturas de calefacción y variaciones similares para los acondicionadores de aire", explicó.

El expresidente del BCE y ahora primer ministro italiano, Mario Draghi, expuso su visión del momento actual en una entrevista concedida al diario Corriere della Sera, la primera que da a un diario tras su llegada al poder en Italia en febrero de 2021. Draghi afirmó que la propuesta de poner un techo al precio del gas está ganando adhesiones en la Unión Europea y se analizará en el próximo Consejo Europeo. "El poder de mercado que la Unión Europea tiene sobre Moscú es un arma. Un techo en el precio del gas reduce la financiación que damos a Rusia todos los días", aseguró.

Según el primer ministro, las sanciones están funcionando porque "los propios rusos lo admiten cuando dicen que ya no pueden pagar los bonos que vencen porque una parte importante de sus reservas de divisas están congeladas" y "esto significa que se dirigen a la bancarrota".

Pero ante la pregunta de si es necesario hacer más, el expresidente del Banco Central Europeo constata que "Europa continúa financiando a Rusia comprando petróleo y gas, entre otras cosas, a un precio que no tiene relación con los valores históricos y los costos de producción" por lo que "imponer un techo al precio del gas ruso, como propone Italia, es una forma de fortalecer las sanciones y, al mismo tiempo, minimizar los costos para nosotros al imponerlas".

Al respecto del conflicto en Ucrania tras la invasión de Rusia, Draghi vaticinó "una guerra de resistencia, violencia prolongada con destrucción que continuará, pues no hay señales de que el pueblo ucraniano pueda aceptar la ocupación rusa".

Y sobre si la petición de Suecia y Finlandia de unirse a la OTAN podría producir una escalada del conflicto, el economista aseguró que "una de las piedras angulares de este conflicto es la afirmación de todos los líderes de la OTAN, empezando por el presidente estadounidense Joe Biden, de que no habrá participación directa de la Alianza", pero afirmó que entiende las razones que empujan a estos países a pedir su adhesión a la Alianza Atlántica.

Respecto a los tonos duros usados por Biden sobre lo que está ocurriendo en Ucrania, Draghi respondió: "¿Cómo queremos llamar al horror de Bucha sino crímenes de guerra? Pero entiendo que términos como 'genocidio' o 'crímenes de guerra' tienen un significado legal preciso. Habrá una forma y un momento para comprobar qué palabras se ajustan mejor a los actos inhumanos del ejército ruso".

En cuestiones de política interna, Draghi aseguró que no teme elecciones anticipadas y rechazó que se presentará a las próximas elecciones. "Pretendo participar como siempre lo he hecho: como un simple votante".

Normas
Entra en El País para participar