Tecnología

Carrefour y Dia contratan el software de la española Nektria para hacer más eficiente su logística

Les permite gestionar las franjas horarias de entrega como un producto perecedero y alinear los intereses del consumidor con el de sus negocios online

David Costa, cofundador y CEO de Nektria.
David Costa, cofundador y CEO de Nektria.

La logística de la última milla se ha convertido en un factor determinante para el éxito o fracaso de cualquier ecommerce. Carrefour y Dia lo saben y ambas han contratado la tecnología de la startup española Nektria, que presume de haber conseguido “poner sentido común” a la entrega programada reduciendo los costes logísticos de las empresas y facilitando el reparto dentro de las franjas horarias que los clientes eligen. ¿Cómo lo logra? Su software interviene cada vez que los comercios tienen que enseñar a sus clientes las franjas horarias disponibles, diciéndoles cuáles deben mostrar abiertas y cuáles cerradas para alinear los intereses de los consumidores y de los negocios online.

La plataforma de software de Nektria permite a los comercios online tomar el control de sus operaciones logísticas de última milla, definiendo de antemano los costes que quieren asumir y el nivel de servicio que desean ofrecer. En definitiva, las reglas que quieren aplicar en el proceso de entrega. Y, en función de esas variables, de los recursos logísticos que tienen, de los compromisos ya adquiridos de entrega y de la dirección y el carrito de cada cliente, el software les dice qué franjas enseñar abiertas o cerradas. Según la startup, el objetivo es conseguir el match perfecto entre las necesidades del cliente y la logística de los propios negocios online.

“Hay un pensamiento muy extendido de que la optimización de rutas es lo que permite ahorrar costes, pero nuestra experiencia dice otra cosa, y es que es clave analizar el impacto que va a tener cada cliente en función de qué franja horaria escoja”, cuenta David Costa, CEO de Nektria, que explica que el problema de la logística de última milla no es la eficiencia del transporte, “sino los puntos de dolor generados por la adquisición irresponsable de compromisos de entrega por parte del vendedor”. Por eso, añade, la plataforma tecnológica que ofrecen opera en el momento de la compra y desde el checkout del comercio online, analizando las características del cliente, su compra, las compras ya comprometidas por el ecommerce, y los recursos y sus objetivos del negocio, y en cuestión de milisegundos ofrece a cada cliente una selección personalizada de opciones de entrega rentables.

Costa remarca que el objetivo es proceso es absolutamente dinámico y que para cada cliente ese checkout se hace en tiempo real, de manera que una franja de entrega de 10 a 12, por ejemplo, puede aparecer cerrada para un cliente, pero 10 calles más allá a otro cliente le puede aparecer abierta. “Es como tener a tu jefe de reparto al teléfono pactando franjas de entrega convenientes y favorables, tanto para los clientes como para tu negocio, con la diferencia de que la herramienta actúa directamente en el checkout de tu web y sin intervención humana. De este modo, todos los compromisos que adquieres aseguran la rentabilidad, la calidad y la puntualidad de tus rutas”, añade Costa, que defiende que la herramienta garantiza un aumento del 30% de la productividad y una reducción de los costes logísticos.

Ulabox fue el primer cliente de Nektria. Carrefour ha desplegado su software para su negocio online de alimentación en toda España, después de ponerlo a prueba durante un piloto de dos años. Dia lo contrató el pasado 1 de enero. Y también es cliente de la startup el Grupo Danone, que lo utiliza para su servicio de Font Vella en Casa. Nektria está gestionando entre 5.000 y 10.000 pedidos al día, según señala Costa. La joven empresa facturó unos 900.000 euros el pasado año y esperan crecer fuerte ahora que van a acelerar su trabajo comercial. “Hasta ahora estábamos en la cueva, desarrollando bien la plataforma y validándola; ahora, con el aval de trabajar con Carrefour y Dia esperamos ganar tracción en las grandes cuentas”, dice el directivo. que destaca que Nektria ha convertido la franja horaria en un producto más del ecommerce.

¿Qué significa eso? “que ahora las franjas horarias las puedes configurar, puedes poner unas reglas de negocio y servicio, y a partir de eso, el checkout actúa. Es dinámico, igual que el precio de una manzana. E igual que si vendes esta fruta y ves que se te van a caducar puedes hacer reglas diferentes y bajarles el precio para venderlas, con el transporte puede pasar algo parecido: el comercio puede actuar con mayor laxitud o ponerse más exigente en función de la demanda y de si le caduca o no un espacio de camión”, indica Costa. Es decir, la compañía eleva las opciones de entrega en franja horaria a la categoría de producto perecedero y, gracias a su algoritmo, las gestiona basándose en la demanda de pedidos vigente en cada momento y en la estrategia de coste y servicio del negocio.

El ejecutivo cuenta que Nektria arrancó hace nueve años, primero dedicada a la movilidad de personas y al cabo de cinco años reconvertida hacia la de mercancías. “Saltamos a la logística de última milla con la obsesión de que la franja horaria se tenía que convertir en un estándar del reparto”. La compañía, fundada por Costa, Miguel Valls, Oriol Serra, Guillem Ricarte y Víctor Tejedo, está en break even desde hace casi dos años, según Costa, que explica que hasta la fecha han captado 3,2 millones en varias rondas de financiación; la última, de 2 millones, es de 2017 y fue liderada por el fondo Expon Capital, de Luxemburgo. También asegura que no planean hacer ninguna ronda de financiación para impulsar su crecimiento. Solo buscarán captar fondos “si la tracción de ventas fuera muy grande a partir de ahora, pero incluso en ese caso seguramente tiraríamos de una financiación más clásica”.

La empresa tiene una plantilla de 15 personas, y sus planes es ir aumentándola según vayan creciendo. La startup opera, de momento, solo en España pero planea internacionalizarse a EE UU, Reino Unido y Holanda, “países donde el ecommerce es otra liga. Por ejemplo, en ese último país la cadena Albert Heijn tiene una cuota de negocio online mucho más alto que Carrefour en España”.

Aunque el CEO de Nektria dice que la solución que ofrecen es completamente transversal y aplicable a cualquier comercio online, la startup hoy está centrada en el sector de la alimentación y del voluminoso (electrodoméstico, muebles, etcétera), donde “el dolor de tener clientes ausentes es demasiado grande”. “Cuando estás enviando una compra de 80 kilos con frescos y congelados, el ausente es inconcebible, por eso los supermercados fueron los primeros ecommerce en instalar las franjas horarias en sus entregas. Y algo similar pasa con el voluminoso, donde el coste de mover ese tipo de producto es alto”.

Normas
Entra en El País para participar