Tecnología

Tesla, segunda empresa de EE UU que más rápido alcanza el billón de dólares de capitalización bursátil

Solo Facebook, que lo hizo en nueve años, ha logrado este hito en menos tiempo

Tesla, segunda empresa de EE UU que más rápido alcanza el billón
de dólares de capitalización bursátil
Getty Images

Tesla es la segunda firma estadounidense que más rápido ha alcanzado el billón de dólares de capitalización bursátil. La empresa fundada por Elon Musk ha tardado 11 años en obtener esta valoración. Solo Facebook, que lo consiguió en nueve años, ha logrado el hito en menos tiempo.

Los analistas describen este ascenso como increíble. Tesla ha pasado de ser una incipiente startup en 2003 a convertirse en el fabricante de automóviles más valioso a nivel mundial. También está entre un pequeño grupo de empresas que han alcanzado y mantenido una valoración de un billón de dólares. En comparación, a Alphabet le llevó 21 años llegar a esa cifra. A Amazon le costó el doble de tiempo obtenerla, mientras que Apple y Microsoft tardaron 42 y 44 años, respectivamente.

El ascenso de Tesla a la cima ha sido realmente asombroso, pero ¿cómo ha llegado hasta aquí? Creando un producto que la gente quería y necesitaba, dicen los expertos.

Tesla se ha convertido en el fabricante de vehículos eléctricos por excelencia. Es así como atrae a la población mundial, preo­cupada tanto por el medio ambiente como por los costes.

Además, se ha mostrado capaz de sostener un flujo de caja positivo desde que comenzó la producción.

El consejero delegado de la compañía, Elon Musk, ha sido un factor crítico en su crecimiento. Su carisma le ha hecho ganar hordas de fans en Twitter. Musk ha transformado la plataforma en una vía de marketing.

Pero el camino de Tesla hacia el éxito no ha sido fácil. Ha tenido que sortear muchos años de lucha y trabajo duro. A pesar de todo, Musk ha conseguido mantenerse a flote, convirtiéndose en uno de los principales fabricantes de automóviles eléctricos del mundo. En 2010 llevó a cabo una de las salidas a Bolsa más exitosas de la historia.

Esperado ‘split’

Tesla tiene previsto proponer un nuevo split (desdoblamiento de acciones) en la próxima junta general de accionistas, para la que todavía no hay una fecha definitiva, según comunicó el pasado mes de marzo.

La empresa no ha especificado en cuánto tiene previsto aumentar su número total de acciones ni tampoco la ecuación de canje que ejecutará. La distribución de los nuevos títulos de la compañía se hará mediante un dividendo en acciones. En agosto de 2020, Tesla decidió efectuar un split de sus acciones a razón de 5 por 1, reduciendo así la abultada cotización unitaria, que llegó a superar los 2.200 dólares por título.

La compañía se estrenó en Bolsa en 2010 a un precio de 17 dólares por acción. Su cotización se ha disparado casi el 130% desde el pasado desdoblamiento de títulos de 2020. Con el nuevo split notificado, el precio de Tesla será más asequible para los nuevos compradores, una medida que ya han anunciado otros gigantes tecnológicos de Wall Street que han visto cómo sus títulos se disparaban en el parqué, como Alphabet, Amazon o Apple.

La última polémica de Musk

Twitter. La comunicación por parte de Musk a la SEC de que es el propietario del 9,2% de Twitter disparó las acciones de la red social un 27%. Este anuncio llega días después de que el consejero delegado y máximo accionista del fabricante de coches eléctricos Tesla esté “pensando seriamente” en crear una nueva red social, según aseguró el multimillonario en un tuit. Musk respondía a la pregunta de un usuario de ­Twitter sobre si consideraría la posibilidad de crear una plataforma de medios sociales de código abierto y que priorizara la libertad de expresión, y en la que la propaganda fuera mínima.

Musk, un prolífico tuitero, ha sido crítico con la plataforma de medios sociales y sus políticas. Ha dicho que la empresa está socavando la democracia al no respetar los principios de la libertad de expresión. Su tuit llegó un día después de que publicara una encuesta en Twitter en la que preguntaba a los usuarios si creían que ­Twitter respetaba el principio de la libertad de expresión, a la que más del 70% votó no.

Si Musk decide seguir adelante con la creación de una nueva plataforma, se uniría a una creciente cartera de firmas tecnológicas que se están posicionando como defensoras de la libertad de expresión y que esperan atraer a los usuarios que sienten que sus opiniones son reprimidas en plataformas como Twitter, Meta (Facebook) o YouTube, propiedad de Alphabet.

Normas
Entra en El País para participar