A fondo

Florentino Pérez se topa en Atlantia con el ‘escudo Blackstone’ y el nacionalismo económico

Edizione ha enseñado los dientes: habrá batalla si ACS se empeña en controlar las autopistas de Atlantia

Florentino Pérez se topa en Atlantia con el ‘escudo Blackstone’ y el nacionalismo económico

Los Benetton y Florentino Pérez, con sus respectivas empresas de infraestructuras, Atlantia y ACS, pelearon en 2018 por el control de Abertis, en una guerra de opas que acabó en oferta compartida. Y ahora vuelven a tener ideas contrapuestas sobre el futuro de la propia Atlantia... y de Abertis. Habrá que ver si se enconan las posiciones y ACS entra en una posible opa hostil en alianza con GIP y Brookfield. Enfrente se encontrarían al primer accionista de Atlantia y, previsiblemente, al todopoderoso Blackstone, con el que no tiene aún un acuerdo, pero que ya sirve de escudo. En el mercado se da por descontado que este último tándem respondería con una contraopa para excluir de Bolsa a Atlantia.

Como sucedió el año pasado con el proceso de venta de Autostrade, ACS llega con una alternativa de compra de Atlantia al detectar la mínima posibilidad de que la familia que lleva las riendas del grupo italiano esté dispuesta a vender. Salta a la vista que, pese a compartir el capital y el consejo de Abertis, Atlantia y ACS, o los Benetton y Florentino Pérez, hablan poco de un desarrollo conjunto de la concesionaria catalana. También se aprecia a las claras que la española desea tomar el mando en Abertis y que Atlantia, o al menos su primer accionista, no está dispuesta a soltarlo.

Semanas atrás, en el marco de la presentación de resultados de 2021, Pérez esbozó su intención de trasladar el 20% de Abertis en manos de la filial germana de ACS, Hochtief, para integrarlo en la matriz y reunir el 50% menos una acción. Pero hasta ese movimiento, tal y como dijo el empresario, iba a ser de acuerdo con Atlantia, que tiene el 15,9% de Hochtief y un 50% más una acción de Abertis. El portazo dado ayer por el holding de los Benetton a ACS y sus aliados norteamericanos parece dificultar hasta ese primer plan de Florentino Pérez.

Nacionalismo económico

La alusión a las “raíces italianas” de Atlantia, operadora de los dos aeropuertos de Roma, es todo un canto de los Benetton en busca de la defensa del Gobierno de Mario Draghi si esa oferta no solicitada llega a producirse. Atlantia tiene un 48% de capital flotante, y casi otro 20% en manos de inversores financieros, y la negativa de ayer es solo la de un accionista con el 33%. Bien es cierto que el fondo del Gobierno de Singapur GIC (8,2%) y la Fondazine Cassa Risparmio Torino (4,5 %), son accionistas históricos y no han dado pistas sobre un supuesto deseo de salida, según remarca en un informe el banco italiano Equita.

Algún riesgo deben intuir Alessandro Benetton y los suyos. Y algún resquicio han debido ver ACS, Brookfield y GIP en el capital de Atlantia para que se haya escenificado el desencuentro entre socios en Abertis.

En el entorno de Florentino Pérez se impuso ayer el mutismo. Y arrancó el análisis de una nueva estrategia a la vista de que alguien, posiblemente los Benetton, han hecho saltar por los aires el acercamiento paralelo al de Blackstone.

La dirección de ACS busca destino a los 5.000 millones que entraron en caja con la venta a Vinci del área de Servicios Industriales. Y qué mejor apuesta que por una participada, Abertis, que en el mercado es vista como un bono por su dividendo.

Además del control en la firma que dirige José Aljaro, Atlantia aportaría a ACS autopistas en Chile, Brasil y Polonia que no están integradas en la catalana. La italiana tiene 48 concesiones en operación en 11 países; presta servicios de telepeaje en 24 países a través de Telepass, y tiene por cerrar la adquisición de la tecnológica especializada en gestión de tráfico Yunex Traffic por 950 millones.

ACS, por su parte, controla el 100% de la operadora de autopistas Iridium y es titular de la mitad de Abertis menos una acción. La integración del negocio del peaje de Atlantia la convertiría en líder mundial en autopistas, negocio con sinergias con su fuerte negocio de construcción.

Normas
Entra en El País para participar