Operaciones corporativas

Los Benetton rechazan la oferta de ACS y sus socios por Atlantia

Edizioni, holding de la familia, tiene el 33% del capital y negocia una contraoferta con Blackstone

Sede de Atlantia, en Roma.
Sede de Atlantia, en Roma. REUTERS

La propuesta por la que ACS, junto con dos fondos de inversión, compraría la sociedad italiana de infraestructuras Atlantia se ha topado con la oposición del primer accionista. La familia Benetton, que controla el 33% de Atlantia a través de su sociedad patrimonial Edizione, han asegurado que la oferta de compra de los fondos GIP y Brookfield es "no solicitada", según un comunicado emitido hoy por Edizioni. La oferta, no vinculante, fue presentada el pasado día 30 a Atlantia. Edizioni cita a  ACS no como parte oferente, sino como posible comprador de la mayoría de autopistas, en línea con la comunicación de ACS a la CNMV ayer, donde apuntó que ha firmado un acuerdo de exclusividad por el que compraría la mayor parte del negocio de autopistas.

A petición de la Consob, el supervisor del mercado italiano, Edizioni ha asegurado que la inversión en Atlantia "es de carácter estratégico, y Edizione pretende seguir contribuyendo al desarrollo sostenible de su valor".  El comunicado añade que "se están manteniendo conversaciones con el grupo Blackstone, como posible socio, pero aún no se ha llegado a ningún acuerdo", negociaciones ya avanzadas por varios medios internacionales esta mañana.

ACS 27,13 -0,11%

Los Benetton, de hecho, dedican parte del comunicado a a Abertis y a la posibilidad de vender a ACS el negocio de autopistas: "Edizioni no ve ningún interés en el proyecto, que incluye  entre otras cosas la cesión del negocio de Abertis y, potencialmente, de otros activos de autopistas, lo que supondría una ruptura de facto del grupo". La empresa italiana ha arrancado la sesión con una subida del 11%, ante la perspectiva de una guerra de opas, pero tras el comunicado de Edizioni ha moderado sus ascensos al 6,5%. ACS ha arrancado la sesión con subidas en el entorno del 2% pero después ha pasado a cotizar en tablas.

El papel de los Benetton es clave en la operación, la mayor del año, puesto que poseen el 33% de Atlantia. La familia, además, nombró a Alessandro Benetton, presidente de Edizione, este mes de enero, y este consideró "estratégica" la participación en Atlantia. El clan industrial reforzó su control sobre la firma, al aumentar su participación tras la venta de 8.000 millones de euros de la unidad de autopistas italianas, Autostrade. La operación también puede suscitar el escrutinio del Gobierno italiano. En Italia, Atlantia controla Aeroporti di Roma, que gestiona el aeropuerto de Roma, y es accionista del aeropuerto de Bolonia. También tiene centros de operaciones en Niza y Saint-Tropez (Francia). Atlantia es asimismo uno de los principales accionistas de Getlink, propietaria del Canal de la Mancha.

La empresa italiana de infraestructuras tiene, tras las recientes subidas, un valor de mercado de 17.400 millones de euros. Su valor de empresa, incluida la deuda, es de más de 63.700 millones de euros. Si la operación incluye prima, sería la mayor del año, por delante de la compra de Blizzard por Microsoft. También se situaría como una de las mayores operaciones de infraestructuras de todos los tiempos.

 ACS ya consideró una oferta por Autostrade, que era propiedad de Atlantia, antes de que la operadora de peaje fuera vendida a un grupo inversor liderado por Caja de Depósitos y Préstamos (CDP) y en el que participaron Blackstone (ambas posiblemente contraoferentes) y Macquarie. La operación llegó después del trágico derrumbamiento del puente Morandi en Génova, operado por Autostrade, que provocó 43 víctimas mortales. La presión política y de la opinión pública desató la venta de esta filial de autopistas. Desde entonces Atlantia se ha centrado en sus planes de expansión y planes de diversificación, pero ha perdido un tercio de su valor en Bolsa, abriendo la puerta a posibles ofertas. Atlantia acordó comprar el negocio de tráfico de Siemens en una operación de 950 millones de euros. También tiene como objetivo inversiones en el sector de la movilidad, ya que la tecnología y los servicios digitales adquieren mayor importancia en las redes de transporte.

Normas
Entra en El País para participar