El empleo TIC en España cae en el mileurismo y profundiza la desventaja con Europa

UGT advierte de que no hay miles de vacantes de empleo sin cubrir

España es el país de la UE con más profesionales tecnológicos en desempleo

Profesionales trabajando con sus equipos informáticos.
Profesionales trabajando con sus equipos informáticos.

El empleo tecnológico en España está mal remunerado y sufre de una altísima precarización. Así resume el sindicato UGT la situación actual del sector en un nuevo informe de su servicio de estudios, bajo el título “Empleo tecnológico en el mercado laboral español: Una visión crítica”. Y es que, según sus datos, cuatro de cada diez graduados universitarios de carreras tecnológicas no alcanzan ni el estatus de “mileurista” en su primer contrato y la mitad de estos contratos iniciales son inestables, al ser en prácticas o de becaría. Una situación que, en opinión del sindicato, mediatiza la vida laboral de los profesionales tecnológicos.

El estudio de UGT señala que los salarios que se ofrecen en muchas ofertas de trabajo, especialmente aquellas suscritos por empresas multiservicios, son “indignantes”, y apunta que, para un programador/diseñador web las empresas multiservicios, ofertan 12.600 euros al año.

En este escenario, UGT apunta que las diferencias salariales en este ámbito con otros países son “abrumadoras”. Por ejemplo, para los mismos puestos de trabajo, con claro perfil digital, como analista de datos, desarrollador de aplicaciones o director de proyectos digital, en Londres se abona un 86% más que en Madrid, en París un 50%, en Alemania un 82%, y en Nueva York hasta un 169%.

“Como cabe esperar, hasta un 10% de nuestro talento digital emigra a otros países todos los años, en busca de mejores empleos”, señala.

El informe carga contra la instaurada idea de que existen miles, a veces hasta decenas de miles, de vacantes de empleo tecnológico sin cubrir, asegurando que no se soporta con ninguna fuente oficial disponible. Así, afirma que ni en el Instituto Nacional de Estadística (INE), ni Eurostat, ni el Banco de España, ni el SEPE, ni siquiera portales privados especializados en la materia, certifican tales bolsas insatisfechas de trabajo.

“Al contrario, según los datos de demanda de empleo tecnológico de las empresas, un 90% no ha necesitado contratar a un perfil TIC durante todo 2021, y menos del 3% de las empresas españolas manifiesta alguna dificultad para contratar a un tecnólogo”, señala UGT, que añade que los datos de paro en el sector TIC, con más de 50.000 desempleados, así como la destrucción de miles de puestos de trabajo en el sector de las telecomunicaciones durante la última década, apuntan a un mercado de trabajo sin grandes tensiones.

De hecho, precisa, las dificultades de mano de obra del sector TIC están por debajo de la media del tejido productivo y son sensiblemente inferiores a las de otros sectores, tales como la agricultura o la construcción.

“En definitiva: los datos oficiales de las fuentes de máximo prestigio y rigor desmienten la existencia de una elevada demanda de empleo tecnológico en nuestro mercado de trabajo. Al contrario, tanto el número de empresas demandantes de este tipo de empleo, como las vacantes declaradas y el paro TIC registrado, esbozan un mercado laboral con una demanda exigua y por debajo de la media europea”, afirma.

Desempleo

El sindicato advierte también de que España tiene el “nefasto honor” de ser es el país de la UE con mayor volumen de personas con competencias TIC en situación de desempleo. “Hasta 73.600, según Eurostat, acumulando casi un tercio de todo el desempleo acumulado en Europa”, apunta UGT.

“Lógicamente, tal volumen de desempleo conlleva una de las tasas de empleo más bajas de Europa, con un 82%. O, dicho de otro modo, el 18% de las personas con perfiles TIC están en situación de desempleo, diez puntos más que la media europea”, explica el estudio.

Poca formación y teletrabajo

Fidelización. El estudio asegura que las empresas españolas tampoco están a la altura en otras condiciones de trabajo, que podrían ser ancla para fidelizar este tipo de empleo, como la formación continua o la posibilidad de teletrabajar. Así, indica que el porcentaje de empresas que proporcionan formación digital a sus empleados se encuentra en mínimos históricos: el 81,5% de las empresas no ofrecen formación TIC a sus empleados. “Nunca, desde que existen registros, se ha conseguido que al menos una de cada cuatro empresas dé formación TIC”, señala.

Teletrabajo. Con respecto al trabajo a distancia, a pesar de que los perfiles digitales deberían ser teletrabajables por definición, todavía en pleno 2021 se exige hasta un 60% de presencialidad obligatoria. “Un sinsentido que alcanza hasta el 18% de las empresas tecnológicas españolas”, dice.

Normas
Entra en El País para participar