Crónica de la Bolsa

El Ibex cae un 3% y firma su peor trimestre desde septiembre de 2020

El selectivo español pierde los 8.500 puntos

Vista de paneles con valores bursátiles en el Palacio de la Bolsa.
Vista de paneles con valores bursátiles en el Palacio de la Bolsa. Ep

Volatilidad, presiones inflacionistas, señales de desaceleración y tensiones geopolíticas. Ese es el universo en el que navegan los inversores. Las perspectivas anunciadas por las firmas de análisis ya apuntaban a que sería complicado prolongar el rally de las Bolsas en un contexto de normalización monetaria, pero lo que nadie esperaba era que el crecimiento empezara a dar señales de debilidad. Con la estanflación volviendo a cobrar protagonismo y sin visos de un inminente alto al fuego en Ucrania, los inversores no están dispuestos a asumir más riesgos.

A la espera de que la situación en el este de Europa se aclare, las ventas siguen dominando los parqués. En la última sesión del mes, el castigo de Inditex lastró el comportamiento del Ibex (-1,23%), que finaliza por debajo de los 8.500 puntos. Aunque en el primer trimestre del año el selectivo español retrocede un 3,08%, su mayor caída desde el septiembre de 2020, y encadena tres trimestres consecutivos a la baja, logra recuperar los niveles previos a la invasión.

En el débil desempeño registrado por la Bolsa española a lo largo de 2022 está teniendo como claros protagonistas a Inditex y Cellnex. El grupo textil retrocede un 30,7% en el primer trimestre y resta cerca de 300 puntos al selectivo. Por su parte el operador de torres de comunicaciones retrocede un 14,6% y se come más de 90 puntos. No obstante, por encima de las caídas registradas por Cellnex se solaron Fluidra (-25,3%), Siemens Gamesa (-24,2%) y CIE Automotive (-23,5%), cotizadas que registraron mayores caídas pero que por su menor capitalización y ponderación en el selectivo no tuvieron la misma influencia.

IBEX 35 8.484,50 0,93%
Petroleo Brent 112,910 0,777%

Los bancos, un sector que en las últimas semanas se ha movido al son de la políticas monetarias y las noticias acerca de un deterioro del sentimiento económico, logra sobreponerse a las tensiones generadas por la guerra y ayudan a moderar las pérdidas del selectivo. CaixaBank avanza un 27,5% en el trimestre; Sabadell, un 30,9%; Bankinter, un 19,4% y Santander, un 5,42%. Entre los cuatro aportan más de 180 puntos al Ibex. Solo escapa de esta corriente BBVA, que cierra el trimestre con un recorte del 0,76%. Ademas de las entidades, un negocio con fuerte peso en el Bolsa española, destacados han sido las ganancias de Solaria (19,3%) y Repsol (17,42%). Por extraño que parezaca, por primera vez en mucho tiempo el comportamiento de la Bolsa española no fue peor al registrado por sus homólogas europeas. La menor exposición al mercado ruso sirvió de escudo al Ibex 35 mientras índices como el Dax alemán, el Cac francés o el Mib italiano retrocedieron un un 9,25%, un 6,89% y un 8,5% respectivamente.

La volatilidad no se limitó solo a la renta variable. El mercado de deuda vive pendiente de los bancos centrales que en las últimas semanas han reafirmado su compromiso por devolver la estabilidad a los precios. Además de acometer en marzo la primera subida de tipos desde 2018, la Reserva Federal ha adelantado que vuelve a estar sobre la mesa la posibilidad de subir los tipos en 50 puntos básicos en próximas citas. Los inversores no tardaron en poner en precio la medida. Las perpestivas de una inflación alta durante más tiempo y un escenario de subida de tipos ha contribuido a que la curva de deuda estadounidense pierda inclinación. El rendimiento de la deuda a cinco años se sitúa en el 2,4% mientras el bono a 10 repunta al 2,3% y la deuda con vencimiento en 2024 se sitúa al filo del 2,3%, en zona de máximos de 2019. "La amenaza de recesión se cierne sobre los mercados, especialmente en Europa, pero la breve inversión de esta semana en el mercado de bonos de EE UU combinada con la elevada volatilidad es una advertencia de que no debe ignorarse el riesgo de recesión en la primera economía del mundo", señalan en Federated Hermes.

Aunque la subida de las tasas en la zona euro aún parece lejana, en las últimas jornadas ha cobrado fuerza la idea de que el BCE podría poner fin al dinero barato este año. La rentabilidad del bono alemán a 10 años (0,54%) suma 41 puntos básicos en marzo, su mayor avance desde 2009, ascensos que en el trimestre alcanza los 72 puntos básicos, un hecho no visto en 14 años. Por su parte, la española al mismo plazo firma su mayor avance trimestral desde junio de 2015 y se sitúa ya en el 1,43%.

Normas
Entra en El País para participar