Las mujeres reivindican su presencia a pie de obra

Fundació Ared y Grup Efebé crean un proyecto de formación para mujeres en el área de la construcción

Una trabajadora de Grup Efebé en una de las obras de la compañía.
Una trabajadora de Grup Efebé en una de las obras de la compañía.

La construcción es hoy un sector moderno que aplica estrictas medidas de seguridad laboral e incorpora a sus procesos constantes avances en maquinaria, materiales y organización del trabajo, desterrando por completo imágenes como la del obrero en camiseta de tirantes y pañuelo anudado en la cabeza. Sin embargo, algo que no ha llegado a cambiar del todo es que sigue siendo una ocupación masculinizada, con una participación de la mujer casi testimonial.

Ni siquiera uno de cada diez profesionales de la construcción es mujer. Y este porcentaje todavía es más bajo si se considera solo a mujeres vinculadas a oficios como la albañilería, la carpintería o las instalaciones, porque un número muy elevado de las mujeres que trabajan en las construcción en España lo hacen en tareas administrativas o altamente cualificadas, como arquitectas o ingenieras.

La media anual de trabajadoras ocupadas en el sector de la construcción durante 2021 fue de 123.637 empleadas, lo que representa un 9,6% del total de personas ocupadas en el sector, frente a 8,2% registrado en 2020 –son 21.756 trabajadoras más que el año anterior–, según el último informe Mujeres en el sector de la construcción, que publica el Observatorio Industrial de la Construcción y recogido por la Fundación Laboral de la Construcción.

Ni siquiera uno de cada diez profesionales en esta actividad es mujer (9,6%)

Para dar un giro a esta situación y fomentar la igualdad en el sector, además de dar oportunidades a mujeres en riesgo de exclusión social, la Fundació Ared, entidad que acompaña a personas en alto riesgo de vulnerabilidad, mayoritariamente mujeres, a conseguir una plena integración en la sociedad a través de la formación y el trabajo, y Grup Efebé, empresa de diseño, adecuación y mantenimiento de espacios de trabajo, centros de salud, entornos para personas mayores, centros educativos y oficinas, han impulsado un programa de inserción laboral dirigido a 15 mujeres en riesgo de exclusión social para romper estigmas en el sector laboral de la construcción.

El objetivo es desarrollar un curso básico de educación no formal que facilite una introducción teórica y práctica en el sector de la construcción y reformas como ayudantes de los ramos de paleta, carpintería e instalaciones. Si bien, como explica Núria Fernández, coordinadora del área de acompañamiento de la Fundación Ared, “en colaboración con la Fundación Laboral de la Construcción, dos unidades formativas de las competencias técnicas que se imparten sí son regladas, de forma que si ellas quieren continuar la formación más adelante podrían obtener un certificado homologado de nivel 1”.

Como destaca Anna Fornt, directora general de Grup Efebé, el proyecto formativo “quiere que los participantes conozcan el sector y puedan decidir si tienen interés en continuar su formación a través de otras oportunidades de educación formal y reglada”.

La iniciativa está integrada en el marco del Programa Inserta de La Caixa

Las 15 mujeres seleccionadas son de Barcelona, donde se desarrolla la iniciativa, y de su área de influencia, tienen una edad media entre 35 y 40 años y la mayoría de ellas son madres.

El proyecto creado por la Fundació Ared y Grup Efebé está integrado en el marco del Programa Incorpora de la Fundación La Caixa. “Son los que financian una parte del proyecto, gastos en transporte, ropa de seguridad, seguros y documentos que hay que tener presentes”, apunta Núria Fernández.

Competencia transversal

El curso, que empezó el 14 de marzo y se extenderá hasta inicios de junio, es de 300 horas, con 80 horas de prácticas incluidas, y está repartido en cuatro bloques. Una primera fase de competencias transversales y digitales, de 75 horas, impartidas por la Fundación Ared. “Para que las mujeres entiendan en qué mercado laboral están, trabajo de cohesión de grupo, de gestión de la frustración...”, indica la coordinadora de la fundación. “Las competencias digitales son para que tengan los conocimientos básicos, principalmente a través del móvil, trámites administrativos, burocráticos, etcétera”.

El siguiente bloque es prevención de riesgos laborales, 32 horas impartidas por una empresa externa. Y finalmente, las competencias técnicas específicas, 100 horas, y 80 horas de prácticas que se harán con los profesionales de Grup Efebé, organizados y coordinados por Iris Parés, arquitecta técnica, y Nils Papió, ingeniero, en colaboración con la Fundación Laboral de la Construcción. “Se imparten cuatro ramos: paletería, instalaciones de fontanería y eléctricas y carpintería”, detalla Iris Parés. “Y las prácticas se realizarán en nuestras obras este verano, acompañando a nuestros operarios”. “El objetivo final es crear un grupo propio de mujeres operarias que trabajen con nosotras y nuestros equipos en las obras para el futuro

Como destaca la directora de Grup Efebé, “más allá del anacronismo que supone tener una representación femenina tan baja en el sector de la construcción, estamos a punto de recibir mucha ayudas para la rehabilitación de edificios y puede ser un sector tractor en la recuperación económica. Necesitamos el máximo de profesionales, ya sean hombres o mujeres”.

La presencia femenina en el sector constructor

El informe Mujeres en el sector de la construcción, que publica el Observatorio Industrial de la Construcción, hace un análisis del perfil de las mujeres que trabajan en la construcción. Por edad, de las 123.637 mujeres que trabajan en el sector de la construcción, más de la mitad tienen entre 35 y 54 años (65,6%), coincidiendo con la mayor concentración de trabajadores hombres por edad, seguido del rango comprendido entre 25 y 34 años (con un 17,7%), mayores de 55 (13,5%) y, por último, el conjunto de trabajadoras de 20 años o menos (3,2%).

En cuanto su nivel de formación, un 61,6% tiene estudios superiores; un 23%, de la segunda etapa de educación secundaria (de las cuales algo más de un 12% proviene de la FP de grado medio); un 15% de un nivel de primera etapa de educación secundaria, y, por último, un 1,4% con estudios primarios o incompletos.

Atendiendo a su situación profesional dentro del sector, trabajan más frecuentemente como asalariadas, un 82,1%, con contratos indefinidos, un 80,1% y con una jornada a tiempo completo, un 80,6%. De ello se desprende, según apunta el informe, que “las mujeres que trabajan en la construcción lo hacen con una mayor estabilidad laboral que el resto de ocupadas de otros sectores”.

Normas
Entra en El País para participar