Tencent muestra sus heridas regulatorias

El alcance de los cambios normativos chinos aún no ha salido del todo a la luz

Oficina de Tencent en Shanghái.
Oficina de Tencent en Shanghái. REUTERS

Tencent habla de un “nuevo paradigma” para las empresas chinas: un cambio liderado por Pekín que se aleja de la expansión audaz y la competencia de suma cero, hacia un crecimiento más sostenible y eficiente. Pero incluso tras informar de un desplome interanual del 25% en los beneficios trimestrales ajustados, está claro que el alcance total del daño regulatorio aún no ha salido a la luz.

Ejemplo, el negocio principal de Tencent, de videojuegos, tras las normas que restringen el tiempo y el dinero que pueden dedicarle los menores de 16. Suponen un porcentaje mínimo del gasto, pero la empresa se ha visto afectada por los “efectos indirectos” de desviar recursos hacia el cumplimiento. La unidad de publicidad, que antes crecía muy rápido, ha sufrido un inusual descenso de las ventas trimestrales, tras verse afectada directa e indirectamente por las nuevas normas sobre la propia industria, pero también por las medidas en educación o seguros, así como por las nuevas leyes sobre datos personales.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías