Línea Directa celebra su primera junta de accionistas

La nueva consejera delegada abre la puerta a entrar en nuevos ramos

Patricia Ayuela, nueva consejera delegada de Línea Directa Aseguradora, junto con Miguel Ángel Merino, su predecesor en el cargo.
Patricia Ayuela, nueva consejera delegada de Línea Directa Aseguradora, junto con Miguel Ángel Merino, su predecesor en el cargo.

Once meses después de que Línea Directa comenzara a cotizar en Bolsa de forma independiente respecto a su matriz Bankinter, el grupo asegurador ha celebrado hoy en Tres Cantos (Madrid) su primera junta de accionistas. Su nueva consejera delegada, Patricia Ayuela, ha dejado abierta la puerta a que la compañía entre en nuevos ramos, más allá de los seguros de autos, hogar y salud, donde ya opera.

La directiva, que sustituyó a Miguel Ángel Merino como primer ejecutivo de la compañía el pasado 17 de febrero, ha puesto en valor la importancia de la decisión de Línea Directa de cotizar en solitario, “algo que nos aporta una perspectiva ilusionante y una dimensión diferente”.

Para la compañía, la transición de ser una filial a convertirse en una empresa cotizada ha sido relativamente sencillo, puesto que Bankinter ya estaba en Bolsa, y muchos de los requerimientos para estar en el mercado bursátil ya los cumplían.

Ayuela ha calificado los resultados de 2021 de “francamente satisfactorios”, a pesar del escenario adverso. Línea Directa obtuvo un beneficio antes de impuestos de más de 145 millones de euros y un beneficio neto de 110 millones, un 2 6% más que en como 2019.

También ha destacado la venta de 574.000 pólizas netas, un 1,3% más que en el ejercicio anterior, y un aumento del 4% en asegurados. Y recordó que, con el dividendo complementario de 0,02 euros que aprobó ayer en la junta, Línea Directa habrá distribuido, con cargo a 2021, “más de 99 millones de euros de beneficios, lo que implica un ‘pay-out’ del 90%, y una rentabilidad por dividendo del 5,7%”.

La consejera delegada ha asegurado que Línea Directa se podría plantear operar en otros ramos. El paso imprescindible para poder entrar en otros segmentos sería consolidar la apuesta por los seguros de salud, a través de la marca Vivaz. Una vez que esta operación sea rentable (en un par de años), el grupo se plantearía ampliar el negocio a otros ramos.

Respecto a las prioridades genéricas, Ayuela ha destacado la importancia de “crecer con fuerza, ser cada vez más rentables, atraer a más clientes y fidelizar a los que ya tenemos”.

En seguros de auto, la directiva considera que el parque de automóviles está muy envejecido en España y que debe a haber una profunda renovación. “Nosotros queremos y vamos a ser la compañía de referencia para los nuevos coches. En este momento tenemos ya una cuota de mercado en los coches eléctricos del 20%, lo que multiplica casi por 4 nuestra penetración natural en motor”.

También sostuvo Ayuela que se está produciendo un profundo cambio en las formas de movilidad, de propiedad y, por tanto, de las necesidades de aseguramiento. En este nuevo contexto, Línea Directa podrá responder a las unas nuevas exigencias gracias a una estructura “interna, ligera, flexible y digital”.

La cotización de Línea Directa en estos once meses ha tendido a la baja. A pesar de estrenarse el primer día con una fuerte subida, desde el primer cierre las acciones acumulan una caída del 11%.

Línea Directa se creó hace 27 años por una ‘joint venture’ para seguros directos entre Bankinter y Royal Bank of Scotland.

Normas
Entra en El País para participar