La ONU rebaja al 2,6% su previsión de crecimiento global para 2022 por la guerra

Europa será el más perjudicado de todos los contientes y solo crecerá un 0,9%

Previsiones ONU Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La ONU ha rebajado este jueves su previsión de crecimiento económico global para 2022 hasta el 2,6%, un punto menos (3,6%) de lo que habia calculado hace seis meses. La caída es consecuencia de los efectos negativos de la guerra en Ucrania, ya visibles en la fuerte subida de precios de los alimentos y combustibles en el mercado mundial.

Justo cuando las interrupciones inducidas por la pandemia parecían disminuir, la crisis geopolítica ha asestado un golpe que tendrá efectos en todos los rincones del planeta. “La presión adicional de los aumentos de precios está intensificando los llamados a una respuesta política en las economías avanzadas, incluso en el frente fiscal, lo que amenaza con una desaceleración del crecimiento más pronunciada de lo esperado”, dice el informe de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

Esta rebaja supone que la economía mundial crecerá menos de la mitad que el pasado año, cuando el PIB global se incrementó un 5,6%. De estos tres puntos porcentuales que se pierden respecto a 2021, dos se deben a factores estructurales y políticos anteriores a la guerra y uno, que asciende aproximadamente a un billón de dólares en ingresos no percibidos, se debe a la invasión. Esto supone que las sanciones y las interrupciones de la cadena de suministro durarán hasta 2022, incluso si el conflicto termina pronto.

Europa será el más perjudicado de todos los contientes; UNCTAD prevé que sólo crecerá un 0,9%, 2,1 puntos menos de lo calculado en septiembre. América crecerá un 2,4%, medio punto menos de lo previsto; Asia un 3,8%, nueve décimas menos y África un 1,8% (1,1 puntos menos). Oceanía es la única que mejora en las previsiones, creciendo dos décimas más, hasta el 3%. 

El organismo calcula que la economía de Rusia caerá este año un 7,3% debido a las sanciones, pero será un arma de doble filo que arrastrará consigo a las potencias. Sobresalen los casos de Estados Unidos (2,4%) y China (4,8%), que pierden seis y nueve décimas, respectivamente. En toda Europa, los precios más altos de los alimentos y los combustibles limitarán el gasto interno, lo que debilitará la demanda agregada, que encontrará un alivio moderado en el aumento del gasto militar. Más allá del período actual, es probable que las tasas de desempleo aumenten en gran parte de Europa y Estados Unidos para fines de 2022

A la UNCTAD le preocupa que una combinación de debilitamiento de la demanda mundial, coordinación insuficiente de políticas a nivel internacional y niveles elevados de deuda a causa de la pandemia, genere ondas de choque financieras que puedan empujar a algunos países en desarrollo a una espiral descendente de insolvencia y recesión. Incluso sin perturbaciones duraderas en los mercados financieros, las economías en desarrollo enfrentarán severas limitaciones al crecimiento. Al respecto recuerda que durante la pandemia, sus stocks de deuda pública y privada aumentaron, al igual que la de los hogares.

Por otra parte, el informe señala que los indicadores financieros tradicionales, como las posiciones en cuenta corriente y las reservas de divisas, no ofrecen una imagen completa de la vulnerabilidad a la que se enfrentan los países. En cambio, las medidas de integración financiera son un mejor indicador, ya que muchas economías en desarrollo son vulnerables a reversiones repentinas en los flujos financieros.

Los países que parecen más vulnerables debido a una combinación de grandes presiones de refinanciación y una gran proporción entre el servicio de la deuda y las exportaciones incluyen a Pakistán, Mongolia, Sri Lanka, Egipto y Angola.

Normas
Entra en El País para participar