Sabadell prevé elevar el dividendo para los próximos años

El presidente del banco, Josep Oliu, expone a los accionistas que la entidad prevé incrementar la retribución al accionista a medida que se vayan consolidando los beneficios

El presidente de Sabadell, Josep Oliu, durante la junta de accionistas celebrada hoy en Alicante.
El presidente de Sabadell, Josep Oliu, durante la junta de accionistas celebrada hoy en Alicante. EFE

Sabadell mantiene intacta su intención de elevar el dividendo durante los próximos años pese a los posibles efectos derivados de la guerra por la invasión de Rusia a Ucrania. La entidad catalana está centrada en un plan estratégico hasta 2023 que una vez acometida la reordenación de su organigrama y la reestructuración de su estructura, busca elevar un beneficio y una rentabilidad de la que previsiblemente se verán beneficiados los accionistas.

"El consejo de administración planteará, en los años sucesivos, incrementar la retribución al accionista a medida que se vayan consolidando tasas de beneficio superiores y se afiance la generación interna de capital", aseguró el presidente del banco, Josep Oliu, durante la junta de accionistas celebrada ayer en Alicante.

Con cargo al ejercicio de 2021, en el que la entidad disparó los beneficios hasta 530 millones, Sabadell pagará un dividendo de 0,03 euros por acción, lo que supone distribuir un 31,8% de las ganancias entre sus inversores. Gracias a esos resultados, Sabadell ha adelantado un año su objetivo de alcanzar una rentabilidad ROTE del 6% (antes previsto para finales de 2023 y ahora para diciembre de este año).

"El ejercicio de 2021 ha constituido un punto de inflexión en la rentabilidad del banco. Fruto del esfuerzo de saneamiento de balance realizado en años anteriores y de los planes de reestructuración de costes, el banco se ha situado en una senda de rentabilidad positiva, con la vista puesta en un ROTE comparable con el coste de capital en un futuro próximo", expuso Oliu a los accionistas.

Además, apuntó que la decisión de romper las negociaciones con BBVA para la fusión de ambas entidades fue “muy exitosa” por la revalorización en Bolsa de las acciones. "La decisión estratégica de seguir como banco en solitario tras explorar la vía de una posible fusión, se ha revelado muy exitosa por la revalorización del banco, respecto a los demás competidores. Además, se ha dado un nuevo impulso de optimismo a nuestro proyecto de futuro como banco de cabeza de fila en el marco competitivo español", valoró el presidente de Sabadell.

Por su parte, el consejero delegado del banco, César González-Bueno, destacó la solvencia del grupo para resistir a los efectos macroeconómicos del conflicto en Ucrania, al tiempo que valoró la contribución de la filial británica TSB, que tras varios años en pérdidas logró 118 millones de ganancias para Sabadell.

Por otro lado, avanzó que para este año "vamos a acelerar la transformación del plan estratégico para seguir entregando buenos resultados trimestre a trimestre". En ese sentido, apuntó un aumento del margen de intereses, crecimiento a dígito medio y la citada rentabilidad ROTE del 6% al final de este ejercicio.

Entre los puntos del día aprobados por la junta destaca el nombramiento de Luis Deulofeu Fuguet como consejero independiente, en sustitución de Javier Echenique que dejará su puesto en el máximo órgano de gestión del banco tras 11 años. Los accionistas también ratificaron la reelección de los consejeros independientes Pedro Fontana, Donald Jonhston y José Manuel Martínez y de David Martínez como consejero dominical.

Igualmente, dieron luz verde al reparto del citado dividendo de 0,03 euros por acción, con cargo a los resultados de 2021.

La junta también aprobó otros puntos habituales en el orden del día como las cuentas anuales, el informe de gestión, el estado de información no financiera y el informe anual sobre remuneraciones de los consejeros.

Los sindicatos critican la mayor carga de trabajo por el ERE

Recorte de la red y de la plantilla. Durante el turno de intervenciones de los accionistas, los sindicatos CC OO, Alta, criticaron la mayor carga de trabajo que han tenido que asumir los empleados, sobre todo los de la red de oficinas, debido a la salida de 3.400 empleados entre salidas voluntarias y el ERE llevados a cabo en 2021. "La plantilla está infradimiensionada. Ustedes se han pasado de frenada y quien lo paga es la plantilla del banco con más presión, más carga de trabajo y la cada vez más deteriorida atención a la clientela", expresóel representante de CC OO. En la misma línea, desde el sindicato Alta apuntaron que "se están dando citas previas para dentro de más de un mes para atender a un cliente".

Normas
Entra en El País para participar