Regulación

La UE ultima la aprobación de la ley que ‘atará en corto’ a las ‘big tech’

Podría anunciarse hoy, según avanza el Financial Times, y afectará a las empresas con un valor de mercado de más de 75.000 millones

La UE ultima la aprobación de la
ley que ‘atará en corto’ a las ‘big tech’

La Ley de Mercados Digitales (DMA, por su siglas en inglés), con la que Bruselas quiere frenar el poder de las big tech y facilitar la aparición de competidores más pequeños que no sean aplastados por empresas dominantes anticompetitivas, está a punto de ser aprobada por la UE. Según informó ayer el Financial Times, podría ser hoy mismo, después de que representantes del Parlamento y del Consejo, con la mediación de la Comisión Europea, hayan acordado los aspectos finales de la ley.

Esta norma, junto a la Ley de Servicios Digitales (DSA), que quiere obligar a las empresas tecnológicas a asumir más responsabilidad por el comportamiento ilegal en sus plataformas, cubriendo áreas como la privacidad y el uso de datos, y que también se prevé que salga pronto adelante, será la primera gran revisión de las leyes de la UE sobre internet en 20 años. Al parecer, el intenso lobby practicado por Google y otras grandes tecnológicas desde hace más de un año, cuando se presentó el borrador de ambas, no habría logrado modificar las nuevas reglas para evitar los abusos de posición de dominio.

El FT avanzó, citando a dos personas involucradas en el acuerdo, que se espera que la DMA se dirija a las empresas con una capitalización de al menos 75.000 millones de euros y que sean gatekeepers, puerta de entrada inevitable hacia la red. Y para ser calificadas así tendrán que tener al menos 45.000 usuarios activos, lo que equivale al 10% de la población de la UE.

Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft cumplen con esas reglas, pero según el FT es probable que también incluya muchos más grupos de lo que se pensaba inicialmente, añadiendo sitios como Booking.com o el gigante de comercio electrónico Alibaba.

Aunque las fuentes consultadas por este periódico reconocen que aún puede haber detalles que cambien en el texto final y que se produzca algún retraso, también señalan que entre lo acordado está que se obligue a las grandes tecnológicas a ofrecer a los consumidores la opción de elegir una aplicación de correo electrónico y un buscador cuando se compren un móvil, y que tengan derecho legal a desinstalar aplicaciones, pues actualmente compañías como Apple y Google precargan muchos de sus servicios en smartphones sin dar otra opción a los consumidores.

Otra medida clave acordada obligará a los servicios de mensajería a interactuar con servicios competidores de rivales más pequeños. Esto podría supone que un usuario de WhatsApp debería poder enviar mensajes directamente a un usuario de otro servicio, rompiendo el modelo “cerrado” que muchas tecnológicas favorecen, añadió el citado periódico.

Con esta regulación, según explicaron en diciembre de 2020 la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, y el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, Bruselas busca una regulación más efectiva contra el poder de las big tech. Y es que, a diferencia de las leyes de competencia actuales, que se han visto lentas y poco eficientes en la era digital y que castigan a posteriori de los abusos de posición dominante, la nueva ley activará medidas de forma preventiva. El acuerdo, que está a punto de anunciarse, tiene que ser ratificado por el Consejo de la UE y el pleno del Parlamento Europeo. Se espera que la ley entre en vigor en 2023.

Enrique Dans, profesor del IE Business School, destaca en su blog la enorme importancia que van a tener estas dos leyes. Y es que según cuenta, han sido desarrolladas cuando ya se ha tenido la oportunidad de entender qué efectos secundarios ha tenido sobre el mundo “la irrupción de compañías enormes capaces de monopolizar áreas enteras de negocio, de plantear plataformas con sus propios conjuntos de reglas, o de crear modelos de negocio basados en la explotación de los datos de los usuarios que pueden, en ocasiones, terminar en auténticos abusos”.

Este profesor, que llama la atención sobre el hecho de que esté siendo la Unión Europea la que plantee esta legislación cuando ha sido la más proactiva en este sentido y ha terminado siendo imitada tanto en EE UU como en China, lanza algunas preguntas que dan pie al debate. Por ejemplo, si servirá el nuevo entorno regulatorio para que puedan surgir en el contexto de la UE nuevas compañías que lo aprovechen.

Los gigantes tecnológicos, por su parte, siguen defendiendo que las nuevas reglas ralentizarán la innovación. Y sus esfuerzos por frenar la nueva regulación quedan reflejados en el aumento de sus presupuestos dedicados a lobby en Bruselas el pasado año mientras se intensificaban las discusiones sobre esta cuestión, según los nuevos datos del Registro de Transparencia de la UE, publicados por Politico. Este medio señala que Apple duplicó su gasto a unos 7 millones de euros en el periodo comprendido entre octubre de 2020 y septiembre de 2021. Los 12 meses anteriores había invertido a este fin unos 3,7 millones, según los datos de lobbyfact.eu.

La misma publicación indica que Meta, Google, Microsoft y Amazon también elevaron sus gastos. Las dos primeras declararon presupuestos de hasta 6,5 millones de euros, le siguió Microsoft con unos 6 millones y Amazon, con 3,5 millones. Desde el comienzo del mandato de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea en 2019, las empresas tecnológicas y los grupos de presión han tenido más de 150 reuniones con funcionarios de la UE para discutir la DMA y la DSA, según Corporate Europe Observatory.

Normas
Entra en El País para participar