Huelga de transportistas

El gran consumo reconoce un “claro riesgo de desabastecimiento”

Las patronales hablan de situación “insostenible” y de un “problema de Estado”

Danone y Heineken avisan de paros inminentes

Zona de lácteos de una cadena de supermercado en Santiago de Compostela
Zona de lácteos de una cadena de supermercado en Santiago de Compostela EL PAÍS

La huelga de transportistas empieza a provocar una situación límite en el sector del gran consumo, desde el campo al supermercado, pasando por la industria. Las principales patronales de toda la cadena alimentaria, Cooperativas Agroalimentarias, FIAB, Aecoc, Anged, y Asedas, reconocieron este martes un “claro riesgo de desabastecimiento de productos”, si los paros no cesan de inmediato. Por ello, urgieron al Gobierno a acabar con una crisis que ya consideran “un problema de Estado” que está teniendo “elevados costes para la economía y el conjunto de la sociedad”.

Los efectos abarcan todos los eslabones, empezando por la materia prima. La flota pesquera se mantiene amarrada de forma masiva ante la inviabilidad del negocio por el alza de los carburantes. La Federación Nacional de Cofradías de Pescadores cifró en más del 70% la flota que no sale a faenar, a la espera de la reunión que el sector mantendrá hoy con el ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas.

También en el campo, con las hortalizas y frutas de Almería sin llegar con normalidad a los mercados de abastos; o con un sector lácteo que agoniza. Este martes fue Danone la que avisó de que durante el día de hoy tendrá que parar la actividad en sus fábricas de no encontrar una salida a la crisis, que no parece cercana. La multinacional francesa tiene siete centros productivos en España, cuatro dedicados a los productos lácteos. Esto también conllevará el cese de la recogida de leche de los ganaderos. “La inaudita situación de inestabilidad y el agravamiento de los paros ya están comenzando a afectar al aprovisionamiento de materias primas esenciales para sus productos como leche entera o nata”, explicó.

Lactalis, Calvo, Cuétara...

Problemas comunes en toda la industria. Lactalis constata una “situación límite” en sus plantas gallegas. Misma situación se vive en Corporación Alimentaria Peñasanta, dueña de Central Lechera Asturiana, que sigue recogiendo leche a los ganaderos aunque su capacidad de almacenamiento llega su máximo. “Cada día que pasa bajo esta situación, la dificultad en la gestión se incrementa”, explicaron fuentes de la compañía. Nestlé, a consulta de este periódico, dijo querer evitar que su actividad “quede afectada”, aunque su fábricas de lácteos españolas “están teniendo dificultades en la recepción de mercancías, como materias primas y envases, así como en la expedición de producto terminado, una situación que también podría afectar al resto de sus fábricas en toda España”.

En Calidad Pascual, otro de los grandes grupos lácteos, también continúan recogiendo a los ganaderos, aunque con incidencias en Galicia y en el suministro de largo recorrido a los clientes. Por el momento, descarta paros productivos. Empresas de otros sectores, como Calvo, Azucarera, Cuétara, Dcoop, JaenCoop o Agrosevilla han tenido que interrumpir sus procesos. Estrella Galicia también ha acusado problemas, al igual que Heineken, que ayer avisó que, de continuar la huelga, “se verá imposibilitada a servir sus productos a las superficies comerciales, bares y restaurantes, y a aprovisionarse de materias primas”.

Impacto en el transporte de vehículos

Los efectos de la huelga son múltiples, y también afecta a sectores industriales clave como el del automóvil. La patronal de los concesionarios, Faconauto, pidió al Gobierno soluciones de forma “urgente”, ya que empieza a afectar al suministro de piezas a los talleres y está “agudizando el retraso generalizado” en el aprovisionamiento de vehículos, provocado por la escasez de chips.

“Revertir el alto precio de los carburantes es una decisión estructural de país en estos momentos, particularmente para sectores como el del transporte, el pesquero o el agrícola, pero también para el sector de los concesionarios”, dijo el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez.

Normas
Entra en El País para participar