Huelga

El transporte de viajeros también se moviliza y el de carga pone en jaque al país

Nuevas asociaciones llaman a una manifestación el domingo. Unesid habla de una crisis de extrema gravedad

Varios camiones protestan por la Ronda de la Muralla,  en Lugo, Galicia (España).
Varios camiones protestan por la Ronda de la Muralla, en Lugo, Galicia (España). Europa Press

Asociaciones del taxi, de vehículos de alquiler, empresas de ambulancias y autobuses de transporte discrecional se suman a las protestas de los transportistas de mercancías contra la subida de precios en el combustible. Representantes de estos colectivos, bajo el paraguas del departamento de viajeros del Comité Nacional de Transportes por Carretera (CNTC), serán escuchados esta tarde por la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, pero han anticipado la convocatoria de una manifestación para este domingo en Madrid.

Presionan para ser incluidos en la rebaja en el litro de gasoil, y la extensión a la electricidad y gas, que el Gobierno está articulando vía bonificaciones en el gasoil profesional para el transporte pesado.

Otro gran segmento del sector, el del reparto de paquetería que agrupa la patronal UNO, está a la expectativa de los detalles que el Ministerio de Transportes se ha comprometido a dar este viernes. Habrá 500 millones en bonificaciones, pero se desconoce la bajada que experimentará el gasoil, el periodo de aplicación, y si esta alcanzará a vehículos ligeros.

La incertidumbre ha hecho que federaciones de transportistas como Fenadismer, Fetransa y Feintra decidieran en la noche del lunes sumarse a un paro que ayer cumplió su noveno día y que ya convoca al 65% de los vehículos. Sus motivos no son exactamente los mismos que los que llevaron a la Plataforma en Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera a llamar a la movilización. Inmersas en la CNTC que ha negociado las rebajas en el gasoil con el Gobierno, Fenadismer reacciona a la falta de concreción de las iniciativas.

Los pequeños transportistas de la Plataforma, por su parte, se quejan de trabajar a pérdidas y demandan una revisión del sistema de contratación de estos servicios.

Impuesto de hidrocarburos. Los productores y exportadores de frutas y hortalizas temen que el paro en el transporte pueda tener un “impacto muy grave” en su actividad si no hay corredores seguros para el tránsito por carretera. Esta posible solución mientras dura el conflicto también ha sido demandada desde el Partido Popular, que sugirió al Gobierno la intervención del Ejército para garantizar la seguridad, si fuera necesario.

Fiscalidad. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, rechazó ayer en el Senado revisar la fiscalidad del sector eléctrico y los carburantes para combatir el encarecimiento, frente a otras medidas como “topar” el precio de la electricidad y otorgar ayudas directas al sector del transporte.

El Gobierno ya ha concedido, a través de Real Decreto Ley 3/2022, que las subidas de precio sean trasladadas a los contratos con los cargadores de forma automática, pero autónomos y pymes aseguran que esa medida no llega a ellos y sí beneficia a las grandes plataformas del transporte que se apoyan en la subcontratación. Por ello, exigen que el contrato de transportes se base en los precios fijados por el observatorio de costes del transporte, actualmente de carácter consultivo.

Límite a las subidas

Desbordada por la creciente movilización en las carreteras pese a las soluciones anunciadas, la ministra Sánchez pidió ayer confianza a los pequeños transportistas y autónomos, llamando a una vuelta a la actividad. En una entrevista concedida a Telecinco, la representante del Gobierno explicó que los alivios para el transporte de mercancías por carretera se están negociando con Bruselas y esbozó la posibilidad de limitar las subidas en el combustible.

El Ejecutivo confía en que la distribución en España se haya normalizado para el fin de semana, una vez detallado el plan de choque para rebajar el combustible.

Seat incluirá el paro del transporte en los motivos de su ERTE hasta el 31 de junio

Junto a los 500 millones de bonificación al gasoil profesional, con cargo a los presupuestos públicos y a distribuidoras y comercializadoras de combustibles, el Ministerio de Transportes también ha concedido la publicación con periodicidad semanal del índice de variación de precios del combustible y la devolución mensual, y no trimestral como hasta ahora, del gasoil profesional.

Estrangulamiento

La industria siderúrgica y de primera transformación, representada por Unesid, estuvo ayer entre las que volvió a alzar la voz ante el golpe que está sufriendo la economía española por esta disrupción en la cadena de suministros. La patronal pidió diálogo entre el Gobierno y los convocantes del paro del transporte ante una crisis que “está alcanzando niveles de máxima gravedad”.

Desde Unesid se afirmó que ningún fabricante opera con normalidad en España, entre reducciones del ritmo de producción y paradas por la ausencia de abastecimiento de materias primas o la imposibilidad de sacar los productos de las plantas. La asociación habló de perjuicios para empresas y trabajadores, por lo que reiteró su petición al colectivo de transportistas de que reconsidere su actuación: “Un grupo concreto no puede causar un daño tan grave a la economía española, independientemente de sus razones”. La demanda al Gobierno, además de negociación con quienes tienen parados polígonos industriales, explotaciones ganaderas y agrícolas, y puertos pesqueros, es que resuelva el problema de fondo del transporte y garantice la libre circulación y actividad.

El Ministerio de Transportes sigue sin reconocer como interlocutora a la Plataforma en Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera y negocia, según marca la ley, con la CNTC. Una situación que dificulta el levantamiento de las medidas de presión.

Desde los distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción, bajo representación de Andimac, también se alertó ayer de que los problemas de desabastecimiento podrían derivar la próxima semana en un parón en las obras. Este colectivo urge un plan para garantizar la circulación de transportistas en los puntos clave de acopio: fábricas y centros logísticos. Está en riesgo el cierre de almacenes de la construcción por desabastecimiento en materiales de acabados y cerámicos.

De alargarse esta crisis en las carreteras, distintas asociaciones de la construcción ven en riesgo la ejecución de los fondos europeos.

Sobrevuela ya el temor a ajustes de plantilla si la situación persiste en el tiempo. La dirección de Seat ha comunicado a los sindicatos que sustituirá el ERTE que aplica ahora por la falta de semiconductores por otro que cubrirá también escenarios como posibles paros a causa de la huelga de transportistas o la guerra de Ucrania. El despido temporal hasta el 31 de junio tendrá una afectación máxima de 11.000 trabajadores, según informa Efe.

Y el comité de empresa de Bridgestone en Puente San Miguel (Cantabria) habló ayer de “incertidumbre total” ante las posibles repercusiones laborales y productivas que tendrá el mantenimiento de la huelga en el sector del transporte. La producción va a seguir parada en esa fábrica y hoy se reúne la comisión delegada para analizar la evolución de la situación en las distintas factorías del grupo en España, con el temor a un ERE si la falta de suministros se extiende durante más de 20 días.

Normas
Entra en El País para participar