Aerolíneas

La alianza de Delta, Virgin y Air France-KLM se lanza a por el gran mercado de IAG

La estadounidense anuncia que elevará un 143% su capacidad entre Europa y EE UU

Uno de los aviones de Delta.
Uno de los aviones de Delta.

El trío de aliadas formado por Delta, Air France-KLM y Virgin Atlantic promete poner muy cara la competencia este verano en el corredor del Atlántico Norte a otras iniciativas de negocio conjunto, como la que forman American Airlines, IAG y Finnair.

Delta anunció ayer que elevará un 143% la oferta de asientos disponibles en comparación con el verano de 2021. La base comparable era baja debido a las restricciones a la movilidad que seguían vigentes la pasada temporada alta (fueron levantadas para ciudadanos de la UE y británicos en Estados Unidos el 8 de noviembre), pero a este desarrollo de Delta se suma la intención de Air France-KLM de aumentar su producción hacia América. Las dos, junto a Virgin, enlazan 200 aeropuertos de Europa, África y Oriente Medio con 19 puntos de Estados Unidos. Dentro de América la estadounidense cuenta con una densa red y acuerdos con sus participadas Aeroméxico y Latam. Y a la entente se ha sumado en las últimas semanas la italiana ITA con un acuerdo de código compartido con Delta, después de que Alitalia formara parte de la alianza con la estadounidense, Air France, KLM y Virgin.

El vicepresidente de Planificación de Red de Delta, Joe Esposito, explicó ayer que la aerolínea se ha centrado “en volver a construir su red para ofrecer a los clientes un acceso fácil y cómodo a donde quieran ir, y estamos cumpliendo esa promesa con hasta 74 vuelos diarios desde 21 destinos europeos a diez puntos de entrada a EE UU este verano”.

Conectividad

La compañía aérea con base en Atlanta (Georgia, EE UU) tiene previsto recuperar en abril los servicios desde Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat con la capital del Estado de Georgia, además de mantener la operativa entre las dos ciudades españolas y Nueva York.

Otras decisiones son la conexión de Londres Heathrow con Salt Lake City a partir del 14 de mayo; la apertura de la ruta Nueva York-JFK-Estocolmo el 1 de junio; la activación de 27 vuelos diarios desde Nueva York y Bostón a una veintena de destinos europeos, con vuelta a Zúrich, Bruselas, Edimburgo, Copenhague y Praga, o las nuevas operaciones desde Atlanta, Detroit, Portland, Minneapolis y Seattle hacia las principales capitales europeas.

IAG, que prevé cerrar 2022 con un 85% de la capacidad desplegada en 2019, depende en gran parte de la recuperación del corredor del Atlántico Norte para volver al beneficio operativo de la mano de British Airways, su compañía insignia.

La producción del grupo hacia Norteamérica el año pasado, medida en asientos por kilómetro operado, estuvo un 71,3% por debajo de la declarada en 2019. Un recorte que para IAG solo fue superior en el área Asia-Pacífico, con el 88%.

Normas
Entra en El País para participar