Foto Colectania, 20 años de pasión por la imagen

La fundación abrió sus puertas en Barcelona en 2002 para fomentar el pensamiento visual

Este año ha preparado una programación especial con el foco en su colección propia

'The average faces of fashion', una serie de imágenes que promedia los rostros de la portada de Vogue en diferentes países durante 25 años, junto a 'The average of everything', de Maria Mavropoulou.
'The average faces of fashion', una serie de imágenes que promedia los rostros de la portada de Vogue en diferentes países durante 25 años, junto a 'The average of everything', de Maria Mavropoulou.

La primera fotografía que compró el presidente de Foto Colectania, Mario ­Rotllant, era de Chema Madoz. Fue a finales de los noventa y supuso el desencadenante de una gran colección que le llevó a tomar la decisión de crear un muestrario público. Con la ayuda del actual director de la fundación, Pepe Font de Mora, consiguió dar vida a ese sueño en 2002 abriendo las puertas en Barcelona de la entidad sin ánimo de lucro Foto Colectania.

Este enero se han cumplido dos décadas desde entonces, 20 años en los que la fundación ha cambiado de casa, pero no de objetivos: difundir la fotografía española y portuguesa posterior a 1950 y darla a conocer en el ámbito social, artístico y educativo. “Nos pareció más interesante ser un punto de encuentro donde la gente se asesora y entiende a fondo lo que es coleccionar fotografía, que destinar los fondos a hacer la colección más grande”, reconoce Rotllant. Así, la entidad genera un presupuesto anual y busca la financiación necesaria para que continúe el proyecto. Al principio, él se hacía cargo del 100%. Ahora, entre el 80% y el 90% de ese empuje proviene de patronos, socios, amigos, entidades colaboradoras (Fundación Sabadell y Fundación Damm), patrocinadores (Havas Media Group, Nespresso y Bodegas Roda) y entradas (4 euros y, reducida, 3), entre otros. El restante 10% lo reciben de la Administración pública. “Decidimos que no tuviera un peso demasiado importante para no tener que depender de ella”, asegura Rotlland.

Origami sobre impresión digital 'Patient #1', de Alma Haser.
Origami sobre impresión digital 'Patient #1', de Alma Haser.

Sus 20 años de experiencia demuestran que, de momento, el método funciona. Además, para celebrar el aniversario, la entidad ha preparado una programación especial en 2022 con el foco puesto en las colecciones propias. Una de las novedades ha sido la de organizar visitas cada 15 días a la cámara de conservación, que cuenta con más de 3.000 fotografías originales con grandes historias detrás. Font de Mora afirma que las plazas se llenaron en cuanto anunciaron la idea. “Lo llamamos ‘el efecto cámara’. Cuando alguien viene a la fundación, quizás se acuerda de la exposición o no, pero muchos años después, se acordará de que ha entrado en la cámara”, comenta.

La exposición actual, que podrá visitarse hasta el 20 de marzo, es para recordarla. Face Control, comisariada por Urs Stahel, reúne las obras de 20 artistas que plantean una reflexión crítica y provocativa sobre las consecuencias sociales, políticas y culturales del control que se ejerce desde fuera y que ejerce cada uno sobre su rostro. La directora artística de Foto Colectania, Irene de Mendoza, destaca que su propósito es llevar a cabo exposiciones “que conecten con las problemáticas sociales, con lo que está pasando fuera, y hacerlo a través de la fotografía y la imagen”. La muestra reúne la mirada de reconocidos autores como Diane Arbus, Thomas Ruff o Richard Hamilton, con las nuevas prácticas creativas y tecnológicas de Trevor Paglen, The Late Estate Broomberg & Chanarin o Shu Lea Cheang.

Impresión fotográfica de la serie 'Gestalt', de Tina Hage.
Impresión fotográfica de la serie 'Gestalt', de Tina Hage.

De marzo a junio será el turno de Martín Chambi, con una exposición que reunirá más de 100 fotografías procedentes de la colección de Jan Mulder. La tercera y última exposición del aniversario (de junio a septiembre) está reservada a las instantáneas de la portuguesa Helena Almeida y el español Chema Madoz, quien supuso el origen de todo.

Dos décadas después, Foto Colectania sigue creciendo, como demuestra la ampliación del patronato hasta contar con entre 8 y 14 miembros, según explica Rotlland. “Abrimos el patronato para preservar la identidad de esta casa en el tiempo y consolidar financieramente el proyecto, ahora que tenemos una madurez y ya no somos adolescentes”.

Impresión digital 'Tracked, a self-portrait', de Shu Lea Cheang.
Impresión digital 'Tracked, a self-portrait', de Shu Lea Cheang.

Normas
Entra en El País para participar