Hilton se suma al boicot de las multinacionales y suspende nuevos desarrollos en Rusia

Philip Morris, BAT e Imperial Brands también paralizan sus operaciones con Moscú

Hotel Double Tree, propiedad de Hilton, en Moscú.
Hotel Double Tree, propiedad de Hilton, en Moscú.

El gigante hotelero Hilton se ha sumado este miércoles al éxodo de unas 300 compañías que han paralizado sus actividades e inversiones en Rusia, tras la invasión en Ucrania encabezada por el Gobierno del presidente ruso, Vladímir Putin.

En concreto, la cadena ha anunciado que paralizará todos los nuevos desarrollos en Rusia, un nuevo paso tras cerrar sus oficinas corporativas en Moscú.

Así, Hilton se une al boicot de las empresas occidentales al Kremlin, tras el incremento de las sanciones impuestas a Moscú por Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea, que ha generado la salida en masa de compañías como Apple, IKEA, Boeing, Equinor.

En el sector hotelero, Hyatt también ha anunciado este miércoles su decisión de suspender nuevos desarrollos e inversiones en Rusia, de forma inmediata.

Por otra parte, Alstom, uno de los mayores fabricantes ferroviarios del mundo, ha anunciado que suspende sus entregas a Rusia y futuras inversiones en el país. El grupo francés tomó estas decisiones para cumplir con las sanciones y leyes aplicables, según ha informado en un comunicado.

Actualmente, Alstom participa con el 20% del capital de la empresa rusa Transmashholding (TMH), constructora de locomotoras y equipos ferroviarios que abastece al mercado local. “No existía ningún vínculo comercial ni operativo entre Alstom y TMH”, aclara Alstom. “El valor de la inversión se revaluará al cierre del ejercicio 2021/22”, que termina en pocas semanas. En el informe financiero de Alstom del primer semestre de 2021/22, el valor contable de la participación de la empresa francesa en TMH era de 482 millones de euros. En cambio, la contribución de TMH al resultado neto de Alstom era ligeramente negativa, de 2 millones de euros.

Alstom también estaba desarrollando un proyecto de asociación con UZ, operador de la red ferroviaria ucraniana, para suministrar locomotoras y mantenimiento, pero las reuniones se han suspendido debido al contexto bélico, según ha informado Efe.

Por su parte, la tabacalera British American Tobacco (BAT) ha suspendido las inversiones previstas en Rusia, aunque continuará operando en el país, donde cuenta con 2.500 trabajadores, indicó el propietario de marcas como Lucky Strike o Dunhill. “Además, estamos escalando nuestras actividades comerciales de manera adecuada a la situación actual, incluida la racionalización de actividades de marketing”, indicó un portavoz de la compañía.

De su lado, la tabacalera Philip Morris International (PMI), propietaria de Marlboro, anunció la suspensión de las inversiones en Rusia, donde opera desde 1992, incluyendo nuevos productos. Del mismo modo, la tabacalera Imperial Brands, propietaria de Altadis y de las marcas Nobel y Fortuna, ha decidido suspender sus actividades en Rusia, incluida la producción de la planta que posee en Volgogrado, así como las actividades de marketing. Por otro lado, Epson, tecnológica enfocada a sistemas de impresión, ha suspendido la exportación a Rusia y Bielorrusia en respuesta a la invasión de Ucrania.

La salida de estas empresas se da solo un día después de que los grandes representantes del capitalismo estadounidense (McDonald's, Coca-Cola, PepsiCo y Starbucks) detuvieran la venta de sus productos más conocidos en el país.

Normas
Entra en El País para participar