El dato de producción industrial muestra la debilidad de la inversión en el inicio del año

La producción de bienes de equipo reduce su actividad el 1,3% en enero

El IPI corregido aumenta el 1,7% interanual en enero

Un trabajador de la planta de Ford en Almussafes (Valencia).
Un trabajador de la planta de Ford en Almussafes (Valencia).

La actividad del sector industrial inició el presente año a un ritmo del 4% interanual que se reduce hasta el 1,7% una vez corregidos los efectos estacionales y de calendario, como consecuencia de la mejora producida respecto a un año antes, una vez que los efectos de la pandemia han sido menores que los producidos en 2021.

De esta manera el dato encadena ya tres meses con registros positivos, lo que podría vislumbrar una cierta recuperación del sector industrial. Sin embargo, otra cosa sucederá cuando los efectos de la invasión de Ucrania se hagan patentes en la actividad de marzo, aunque esos datos se conocerán dentro de un par de meses que podrían suponer un paso atrás respecto al terreno ganado.

El dato conocido ayer muestra cómo la totalidad de los sectores incrementaron su actividad en términos corregidos, salvos los bienes de equipo.

Mientras que los bienes de consumo repuntaron el 5% interanual, gracias al empuje del 6,7% de los bienes de consumo duradero y del 4,3% en los no duraderos, los bienes intermedios elevaron su producción el 1,6% y la energía el 0,2%.

Sin embargo, el dato más preocupante es la caída del 1,3% en términos corregidos, de los bienes de equipos, verdadero indicador de la marcha de la inversión industrial, con lo que se pone de relieve cómo el crecimiento del producto interior bruto está determinado por el consumo de bienes a nivel interno más que por una variable más sólida como la inversión.

Las ramas de actividad con crecimientos mensuales más elevados son la industria textil con una tasa de crecimiento del 10,1% frente a diciembre, como consecuencia del tirón del consumo en este tipo de productos. A continuación se sitúa la fabricación de otro material de transporte con el 9,9% y la industria de la madera y del corcho, excepto muebles, cestería y espartería con el 7,5%.

Por el contrario, las mayores caídas en tasa mensual se registraron en otras industrias extractivas con un descenso cercano al 30%, seguido de la industria del cuero y del calzado con un deterioro del 15,8% y la industria del tabaco el 6,3%.

Si se parcela el dato por comunidades autónomas, la producción industrial aumenta en 11, mientras que disminuye en las 6 restantes. La actividad en Murcia crece a un ritmo del 14,3%, seguido de Andalucía con el 13,1% y el Principado de Asturias el 12,2%. Por el contrario, la mayor falta de producción se produjo en Extremadura con una caída del 10,1%, Castilla y León 3,3% y Navarra el 3,2%.

Normas
Entra en El País para participar