Conflicto en Ucrania

Así resolvió el BCE las filiales de Sberbank para evitar un conflicto con los clientes

La filial austriaca se sacó a concurso ante la pérdida de liquidez

Las filiales croata y eslovaca se vendieron a un grupo solvente

Logotipo del banco ruso Sberbank en Viena (Austria).
Logotipo del banco ruso Sberbank en Viena (Austria). Reuters

La invasión de Rusia a Ucrania se ha llevado por delante el negocio del banco ruso Sberbank en Europa. Pero, lejos de que la entidad decidiera abandonar su actividad, desde el Banco Central Europeo (BCE) se adoptaron varias medidas exprés para sacar a concurso de acreedores la filial austriaca Sberbank Europe AG y vender las filiales croata Sberbank dd y la eslovena Sberbank banka dd y así evitar problemas con los clientes y depositantes, detallan fuentes financieras.

El grupo Sberbank es un banco en el que Estado ruso controla una participación del 50% más una acción con derecho a voto. De esa matriz cuelga la filial austriaca, que a su vez era la cabecera de las filiales europeas en Eslovenia, Croacia, Serbia, Bosnia Herzegovina y Hungría, además de una oficina de representación en Alemania.

Ante las sanciones que comenzó a aplicar la UE a Rusia, los clientes de las filiales europeas de Sberbank se agolparon para retirar su dinero y esta fuga de depósitos se aceleró de tal forma que durante la última semana de febrero el BCE determinó que tanto la filial austriaca como la eslovena y la croata estaban en situación de quiebra o próximas a la quiebra debido al rápido deterioro de su posición de liquidez.

En ese momento, el caso pasó a la Junta Única de Resolución (JUR) que, a su vez, los derivó a las autoridades de resolución de cada país. Dentro de ese escenario se elaboraron planes de reestructuración y resolución para decidir cuál era la mejor forma de intervenir los bancos que habían entrado en problemas. La JUR aplicó una moratoria de 48 horas para evaluar si la resolución sería necesaria para mantener la estabilidad financiera y proteger a los depositantes.

En ese sentido, fuentes financieras explican que debido a la significativa cuota de mercado que tenían las filiales eslovaca y croata de Sberbank se decidió traspasar los activos a otro grupo bancario nacional para proteger la estabilidad financiera de ambas economías. De esta forma se seleccionaron bancos compradores que garantizaran su solvencia futura. La filial eslovena se traspasó al Slovenia’s Nova Banka, el mayor banco del país, y la croata, al Croatian National Bank, el sexto banco por tamaño de Croacia. Ambas entidades volvieron a la normalidad la semana pasada, ya integradas en los nuevos bancos.

En el caso de la filial austriaca, la JUR consideró que no era necesario resolverla, sino declararla en concurso de acreedores para posteriormente liquidarla. No obstante, los clientes que mantenían depósitos tienen cubierto hasta 100.000 euros por el sistema de garantía de depósitos nacional.

A nivel consolidado europeo, Sberbank sumaba 13.640 millones de euros en activos. En Austria la entidad contaba con 65.000 clientes, mientras que en Croacia tenía 84.000 y en Eslovenia 49.000. En Hungría y la República Checa las autoridades nacionales decidieron retirar la licencia bancaria a Sberbank y liquidarlas.

Por qué se resuelve un banco

Cuando un banco entra en problemas de liquidez para afrontar los pagos futuros la Junta Única de Resolución (JUR) debe decidir la mejor forma de intervenir la entidad. Se decide resolver (traspasar los activos del banco) cuando de esta forma se puede cumplir el objetivo de garantizar la continuidad de las funciones críticas de un banco, evitar efectos significativos en el sistema financiero, proteger los fondos públicos minimizando las ayudas estatales o proteger el dinero de los depositantes. La resolución mediante la herramienta de venta de negocios está prevista en el Reglamento del Mecanismo Único de Resolución y ya se siguió cuando Santander se hizo con Banco Popular por la simbólica cantidad de un euro.

Normas
Entra en El País para participar