Las startups las lideran mujeres

Las mujeres representan el 41% de cofundadores de startups

startups

Una de cada tres startups que se crean en España están lideradas por mujeres. El dato corresponde a un estudio elaborado por la incubadora de empresas Demium.

Según indica Demium, que posee hubs empresariales ubicados en Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga, actualmente solo el 34% de los integrantes de las empresas que están incubándose en dichos espacios son mujeres. El mayor porcentaje femenino se sitúa en las startups que se están incubando en el hub de Barcelona, donde un 39% son mujeres. Le sigue Málaga, con un 37% y Madrid y Valencia, ambos con un 30%.

Más mujeres en el sector tecnológico

La Investment Principal de Demium. Nina Alastruey, advierte de la necesidad de contar con más referentes femeninos en el sector tecnológico. “Lo único que nos separa es un tema cultural y de falta de referentes, no de capacidades”, asegura. La experta indica que conforme pasa el tiempo se advierte de la “desaparición del estigma de lo masculino y lo femenino”.

Denium, de hecho, ha tenido la posibilidad de ver cómo se desarrollaban proyectos liderados por mujeres como son Kaltu, Agrow Analytics o Zim Connections.

Entre las startups que se han incubado en Demium y que han sido invertidas por su fondo de venture capital destacan 36 de ellas por tener mujeres entre sus cofundadores. Este dato representa el 41% del total, frente al dato masculino, que es del 59%. La incubadora de empresas, además, ha invertido ya 3.600.000 euros en startups cofundadas por mujeres.

Equipos mixtos

Alastruey, además, asegura que a la hora de configurar equipos prefieren que estos sean mixtos. Aún así, señala que a veces es difícil escoger equipos mixtos porque “el número de mujeres es inferior, y todavía es más limitado en cuanto a perfiles tecnológicos. Hacen falta muchas más mujeres que quieran emprender”, añade.

En ese sentido, también destaca que en las startups es más frecuente ver a mujeres que están ligadas a áreas como el de desarrollo de negocio y al de marketing. Esto, apunta Alastruey, es una señal de que aún sigue existiendo una brecha de género en las carreras tecnológicas.

Normas
Entra en El País para participar