Repsol invertirá 200 millones en construir la primera planta de biocombustibles avanzados de España

Las instalaciones, que se levantarán en Murcia, empezarán a funcionar en el primer semestre de 2023

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras (i) saluda al presidente de Repsol, Antonio Brufau (d), a su llegada a la presentación del inicio de las obras de la primera planta de biocombustibles avanzados de España.
El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras (i) saluda al presidente de Repsol, Antonio Brufau (d), a su llegada a la presentación del inicio de las obras de la primera planta de biocombustibles avanzados de España. Europa Press

Repsol ha empezado la construcción en Cartagena (Murcia) de la primera planta de biocombustibles avanzados de España, en la que invertirá unos 200 millones de euros. El proyecto tendrá capacidad para producir 250.000 toneladas al año de biocombustibles avanzados como biodiésel, biojet, bionafta y biopropano, que se podrán usar en aviones, barcos, camiones o coches, y que permitirán reducir 900.000 toneladas de CO2 al año, según ha dicho la compañía este lunes.

"Cartagena se va a consolidar con este proyecto como un centro de abastecimiento de productos fundamentales para el presente y para el futuro, y en un ejemplo del compromiso de Repsol con la movilidad sostenible", ha asegurado el presidente de Repsol, Antonio Brufau durante su visita a la ciudad para ver el comienzo de las obras.

Las nuevas instalaciones, que entrarán en funcionamiento en el primer semestre de 2023, forman parte del proceso de transformación que Repsol ha puesto en marcha en sus complejos industriales para descarbonizar sus procesos y fabricar productos con baja, nula o incluso negativa huella de carbono. El objetivo de la energética es convertirse en una compañía de cero emisiones netas en 2050.

La compañía española ha defendido los biocombustibles como "una solución sostenible" para aquellos sectores de la movilidad donde la electrificación es más complicada, como el transporte marítimo de larga distancia o la aviación. Según ha indicado Repsol, los biocombustibles permiten reducir entre un 65% y un 85% las emisiones netas de CO2 respecto a los combustibles tradicionales a los que sustituyen. A finales de esta década, Repsol pretende producir dos millones de toneladas de combustibles de baja huella de carbono.

Brufau ha destacado la importancia de apostar por la neutralidad tecnológica y ha solicitado a las administraciones públicas "una regulación habilitadora, facilitadora, flexible y no excluyente" que posibilite el desarrollo de proyectos de futuro, ya que, solo así, se protegerá "la economía, la industria y el empleo".

El proyecto de Cartagena se está desarrollando en cuatro áreas diferentes que abarcan una superficie de 41.500 metros cuadrados. Tres de ellas se ubican en el interior de la refinería y corresponden con la unidad de hidrotratamiento, la unidad de producción de hidrógeno y el área de depósitos para el almacenamiento de los biocombustibles. La cuarta zona se ubica en las instalaciones de la Autoridad Portuaria de Cartagena, donde opera Repsol.

Normas
Entra en El País para participar