La alemana Limehome aspira a gestionar 1.200 viviendas turísticas en 2022

Cuenta ya con 20 contratos de alquiler con fondos, socimis y family offices para 500 apartamentos

Interior de uno de los apartamentos de Limehome.
Interior de uno de los apartamentos de Limehome.

“Las mejores oportunidades surgen en momentos de crisis”. Ricardo Fernández, director general de Limehome en España, asegura que fue una casualidad que el aterrizaje en el mercado nacional coincidiera con el inicio de la pandemia. Limehome nació a mediados de 2018 en Alemania, gracias a la aportación de distintos fondos de inversión, como un proyecto para profesionalizar la gestión de los apartamentos turísticos. “El proyecto ofrece apartamentos con servicios para turistas de ocio o negocio que quieren evitar la frialdad de un hotel y buscan sentirse como en su casa”, recalca Fernández.

Tras una primera fase de fuerte expansión en Alemania y la entrada en Austria, la startup se decantó por entrar en España, atraída por el potencial del segundo destino mundial por turistas. “No compramos edificios. Nos aliamos con fondos, socimis o family offices que estén interesados en alquilar edificios completos que vayan de 10 a 100 apartamentos”, recalca Fernández como un primer elemento diferencial respecto a plataformas como Airbnb. “No estamos en edificios residenciales. Solo gestionamos edificios completos de uso terciario e incluso ya estamos realizando algún proyecto en retail”, remarca. Otro elemento diferenciador de la compañía es que la expansión no se va a centrar en grandes ciudades como Madrid o Barcelona ni en los cascos urbanos. “Aspiramos a crecer en ciudades de más de 50.000 habitantes gracias a que nuestro proyecto es completamente digital. De hecho más de la mitad de nuestro personal son desarrolladores. La digitalización nos permite variabilizar costes y entrar en ciudades que no son atractivas para la industria hotelera, como Avilés, Jerez, Toledo o Ávila”.

En esos dos años de actividad han cerrado 20 contratos de alquiler que suman 500 apartamentos y el objetivo es cerrar 2022 gestionando 1.200 unidades, lo que supondría que el mercado español sumaría un 20% de los activos de la compañía. “Ese crecimiento está basado en los buenos registros del negocio. Desde que hemos abierto tenemos ocupaciones del 80% y en octubre o diciembre de 2020 llegamos a estar en el 90%. Incluso hemos tenido meses que hemos sido rentables”, remarca José María Llosa, director de desarrollo de negocio de Limehome en España. “Somos muy eficientes con el uso del espacio. No necesitamos áreas de recepción o salas de convenciones, todo el espacio es para el cliente y solo tenemos personal de limpieza y de soporte para atender al cliente, lo que nos permite también reducir la partida de la mano de obra, que es una de las más pesadas para la industria hotelera”.

El director general de Limehome augura que el tamaño de la compañía seguirá creciendo exponencialmente en los próximos años y que en tres o cuatro ejercicios podría equipararse al del negocio en Alemania. “El recorrido es gigantesco. La gente ya no piensa en un hotel y el covid ha acelerado esa tendencia. Al mismo tiempo estamos ofreciendo contratos de alquiler muy estables a 15 o 20 con rentabilidades muy atractivas para los propietarios”.

Normas
Entra en El País para participar