¡Súbase al coche del futuro y déjese llevar!

Autónomo, conectado, sostenible, eficiente, más cómodo, espacioso y transformable por dentro

Interior del coche del futuro diseñado por el Grupo Antolín.
Interior del coche del futuro diseñado por el Grupo Antolín.

De momento, los coches no volarán como planean y ya han adelantado Tesla o Uber, pero los nuevos prototipos que saldrán de fábrica tendrán más tintes futuristas de lo que pensamos, por dentro y por fuera.

Autónomo, conectado, sostenible y más eficiente, pero también más cómodos, espaciosos y transformables. Con estas características de partida y generales se diseña el coche del futuro. Lejos de ser una quimera, el coche inteligente está más cerca de Kitt, el legendario prototipo protagonista de la serie de televisión, El coche fantástico, de lo que pensamos. El Pontiac Firebird Trans-AM V8 incorporaba inteligencia artificial, era autoconsciente y podía hablar e interactuar como si fuese una personal real.

El tema de la sostenibilidad y la eficiencia energética es una de las cuestiones que más preocupa a fabricantes y usuarios. No en vano, el sector del transporte es responsable de alrededor del 20% de las emisiones de efecto invernadero mundiales, y prácticamente el 90% de estas se corresponden con el tráfico por carretera, según datos de Naciones Unidas.

“El 95% de los coches nuevos que se matriculen en 2030 serán eléctricos (55%) o híbridos (40%). Sin embargo, todavía una mayoría del stock de vehículos, en torno al 80%, seguirá siendo de combustión”, según el informe Las cinco tendencias que marcarán el mercado del automóvil, elaborado por la consultora PwC y en el que se destaca que “la digitalización y el transporte compartido cambiarán drásticamente el mercado”.

Sostenibilidad y eficiencia energética son dos elementos que preocupan a fabricantes y usuarios

El estudio señala también que “la transición hacia un mercado de movilidad libre de emisiones será imposible sin la electrificación del parque móvil que, además, se alimentaría de fuentes de energía renovables”.

Los coches eléctricos o propulsados por hidrógeno (estos últimos en España solo Hyundai y Toyota), ya circulan por las calles reemplazando a los de combustión fósil como gasolina o diésel, y cada vez es más frecuente ver más puntos de recarga en las vías públicas o lugares de afluencia como restaurantes, centros comerciales o parques.

Conect@dos

En plena transición ecológica, 2030 es también la fecha para que el coche conectado sea una realidad. “Una conectividad que se desarrollará en tres ámbitos: entre los vehículos, con las redes e infraestructuras de transporte y entre los ocupantes de los coches y el mundo exterior”, según recoge el estudio de PwC.

Esta conectividad nos permitirá hacer cosas hasta ahora impensables dentro de nuestro auto, como “trabajar, navegar por internet y tener acceso a todo tipo de servicios multimedia durante los trayectos”, destaca el informe.

Grupo Antolín acaba de presentar su propuesta de diseño de interior para los vehículos que veremos en pocos años

En Europa y en Estados Unidos en torno al 70% de los coches estarán conectados en 2030 y en China será el 100% los que disfrutarán de una conectividad total, según datos de la consultora.

Marcas como Bmw, Ford, Honda y Volkswagen ya prueban sistemas para que los vehículos se comuniquen con los semáforos y tecnologías relacionadas con las comunicaciones vehículo a vehículo (V2V) y vehículo con la infraestrutura, (V2I).

Conducir sin conductor

El vehículo plenamente autónomo tardará en hacerse realidad. Es posible que antes de 2023 veamos rodar “los primeros coches con un nivel cuatro de automatización –el nivel cinco marca la conducción totalmente autónoma- y que en 2030 todavía entre el 85% y el 90% de los autos sean conducidos por personas”, según el estudio de tendencias del PwC, en el que se matiza que “la velocidad del cambio dependerá no solo del desarrollo tecnológico sino también de la capacidad que tengamos en dotarnos de una regulación”.

Las nuevas tecnologías posibilitarán que los coches del futuro puedan mantener distancias seguras con otros objetos mientras están en movimiento, frenar automáticamente o aparcar de manera autónoma. Muchos modelos van a posibilitar lo que conocemos como conducción delegada o autónoma con sistemas como el autopilot de Tesla.

El interior será acogedor y confortable y proporcionará  a los usuarios una experiencia de conducción personalizada

Algunas de estas innovaciones ya se vieron, por ejemplo, en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde los deportistas se desplazaban por la villa olímpica en autobuses sin conductor.

¿Y por dentro?

Fabricantes de coches y de componentes de interior se afanan también para diseñar el interior de los autos del futuro. Un espacio más cómodo gracias a que se reducen o eliminan los grandes mecanismos de combustión interna. El interior de los coches que vienen se concibe como un espacio que servirá para trabajar, relajarse o poder comunicarse con otros usuarios mientras uno está conduciendo o le llevan mediante conducción autónoma.

En este sentido, el Grupo Antolín acaba de presentar su nuevo Concept Car Virtual in-Pulse, en el que el espacio interior de los coches se define como flexible. “El vehículo ofrece un interior acogedor y confortable que se transforma para proporcionar a los usuarios una experiencia de conducción personalizada, así́ como propuestas prácticas para el almacenamiento de objetos”, señala el proveedor de componentes de interior.

Información y entretenimiento, esterilización de superficies y purificación del aire son otras de las novedades que incorporarán

Las nuevas tecnologías permitirán el uso de “sistemas acústicos activos, proyección de información sobre las superficies del interior o la iluminación funcional personalizada integrada en el sustrato de techo, así́ como parasoles retráctiles que se despliegan automáticamente solo cuando se necesitan y permiten crear burbujas de confort individuales”, detallan.

El Concept Car ofrece además “una nueva generación de soluciones de purificación de aire y de esterilización de las superficies interiores y de los objetos personales, creando un entorno más seguro y saludable para los pasajeros”.

Los sistemas ADAS de asistencia a la conducción también forman parte de las soluciones presentadas con “la integración perfecta de cámaras que utilizan tecnologías de inteligencia artificial, como los sistemas de monitorización del conductor (Driving Monitoring System, DMS), y los sistema de monitorización de los ocupantes (Occupant Monitoring System, OMS)”, enfatizan desde la compañía.

Este tipo de tecnologías también se pueden utilizar para configurar las preferencias del pasajero en cuanto a confort, información y entretenimiento.

España, en el furgón de cola

El último Barómetro de movilidad de la patronal de fabricantes, Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones) señala que España sigue a la cola de Europa, no solo en cuanto a infraestructura, sino en cuanto a la propia penetración en el mercado de vehículos electrificados y eléctricos puros.

Nuestro país ha crecido casi nueve puntos en el indicador global hasta alcanzar un total de 27,5 puntos sobre 100 en el cuatro trimestre de 2021, insuficientes para recortar distancias frente a la media europea, que cerró el pasado año con una valoración de 61,2 puntos.

Anfac precisa que el mercado de vehículo electrificado tendría que haber alcanzado entre 70.000 y 80.000 unidades vendidas y los puntos de recarga deberían haber llegado a los 28.240. Las matriculaciones, sin embargo, se quedaron en 65.000 unidades y los puntos de recarga en 13.411.

En 2021 se instalaron 4.067 puntos de recarga con potencia de hasta 22 KW. Es decir, el 88% de los puntos de recarga de acceso público son de hasta 22 KW, lo cual implica tiempos de recarga mínimos de 3 horas.

Normas
Entra en El País para participar