El PP insiste en hablar con todos los partidos y tendrá que gestionar su relación con Vox

Vox insiste en su empeño de querer entrar en el Gobierno de Valladolid

El PSOE no posibilitará un gobierno del PP por ser responsables del actual escenario

El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por el PP, Alfonso Fernández Mañueco.
El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por el PP, Alfonso Fernández Mañueco.

Hasta que la sesión constitutiva de las Cortes de Castilla y León se lleve a cabo el próximo 10 de marzo y se inicie XI Legislatura para un mandato de cuatro años, muchas van a ser las reuniones y mensajes que se van a llevar a cabo entre las distintas formaciones políticas con el propósito de sacar adelante un nuevo Ejecutivo castellanoleonés.

A falta de contabilizar el voto de los españoles residentes ausentes, el conocido como voto CERA, el Parlamento autonómico estará conformado por el Grupo Parlamentario Popular, con 31 procuradores, con el Grupo Parlamentario Socialista en segundo lugar, con 28 representantes, y el Grupo Parlamentario VOX en tercero, tras pasar de un procurador a trece.

Y habrá un variopinto Grupo Parlamentario Mixto integrado por cinco siglas políticas lideradas por UPL y por la agrupación de electores Soria ¡Ya! con tres procuradores cada uno, con un sólo procurador para Podemos, Ciudadanos y Por Ávila.

Ya en el día después de las elecciones, los distintos grupos van asomando sus cartas de cara a una negociación que va a ser dura y complicada.

El PSOE no posibilitará un gobierno del Partido Popular en Castilla y León después de los resultados electorales del 13-F porque los populares son los "responsables" del escenario actual que hace pasar la gobernabilidad por Vox.

Así lo dijo en rueda de prensa el portavoz federal, Felipe Sicilia, al término de la reunión de la Ejecutiva en la que, aseguró, no se trató la opción de una abstención del PSOE para permitir al PP formar gobierno.

No obstante, mientras estaba reunida la Ejecutiva, el alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, se mostró partidario de que, por coherencia, su partido se abstenga para evitar que Vox entre a formar parte del Ejecutivo autonómico.

Sus palabras fueron desautorizadas por la dirección y, según apuntaron fuentes de la misma, son impresiones "personales" que nada tienen que ver con la posición de la Ejecutiva que no contempla ese parámetro.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha convocado al Comité Ejecutivo Nacional de su formación mañana para hacer análisis de la jornada electoral.

Así, Casado podrá hacer mañana un balance de lo ocurrido este 13-F al lograr el PP una victoria por la mínima, con una ventaja de tres escaños sobre el PSOE

Mañueco se remitió hoy a su promesa de anoche de sentarse a hablar con todas las fuerzas políticas, empezando por el PSOE por ser el siguiente partido con mayor representación, para ver cuál es su voluntad y su "capacidad de poder llegar a un acuerdo". En este sentido, no descartó pactar con los socialistas en Castilla y León.

Desde la dirección del Partido Popular, el secretario general, Teodoro García Egea, enfatizó esta mañana que "es el momento de que Mañueco pueda gobernar sin ataduras" y conformar un gobierno "de unas siglas", las del PP, asegurando que existen "varias posibilidades para armar una mayoría suficiente en Castilla y León".

Sin embargo, a nadie se le escapa que ahora el PP se enfrenta a como gestiionar su relación con Vox, tras la reivindicación de Santiago Abascal de entrar en el futuro gobierno de Castilla y León con la vicepresidencia.

Tras lograr 31 escaños, fuentes populares recalcan que ahora toca "hablar con todo el mundo", tal y como expresó Mañueco esta misma noche al anunciar una ronda de contactos con todos los grupos del arco parlamentario, empezando por los que tienen más representación, esto es, por el PSOE.

En Génova recuerdan que llevan años escuchando que el PP necesita a Vox y que se han logrado distintos acuerdos externos con este partido hasta la fecha. Ahora, con el nuevo escenario, indican que "habrá que gestionarlo" dentro de esa dinámica de "negociar con todos". De tal forma, en el PP se resisten a hablar de pactos con Vox.

Por su parte, el candidato de Vox a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, ha insistido en exigir formar parte del Gobierno de la Junta de Castilla y León que surja tras las elecciones de este domingo y ha garantizado que no facilitará un gobierno en solitario del PP ni se prestará a ser "muleta de nadie".

García-Gallardo ha confirmado que Vox exigirá entrar en el próximo Ejecutivo regional para apoyar al PP. Y ha descartado la posibilidad de abstenerse para evitar la repetición de elecciones. "Lo dijimos claro, si alguien quería que el PP gobernara en solitario que hubieran votado al PP, no voy a regalar los votos a nadie", ha garantizado.

Desde el PSOE, su secretario general de Aragón y presidente del Ejecutivo autonómico, Javier Lambán, ha criticado las candidaturas provinciales de la España Vaciada, que han supuesto "atomizar" la representación política en Castilla y León, por entender que "hacer la guerra por su cuenta no es el mejor camino". Además, ha pedido una "reflexión" al PSOE tras perder 5 puntos en esa región y cree que la subida de Vox es una "pésima noticia" y rechaza que se puedan hacer pactos con "partidos que no creen en la Constitución".

Lambán se ha referido a la nueva fuerza que han irrumpido en el Parlamento de Castilla y León, ¡Soria YA!, con tres escaños, y al refuerzo de otras candidaturas provinciales, como Unión del Pueblo Leonés (UPL), que ha pasado de uno a tres representantes. "Plantearse las provincias hacer la guerra por su cuenta, no es el mejor camino", ha considerado.

Podemos por otro lado ha advertido al PSOE que la fórmula de la "gran coalición" con el PP no es la respuesta al avance de Vox, sino desplegar desde el Gobierno estatal políticas "más ambiciosas" en materia social y fiscal. La realidad tras esta cita es el "retroceso" de la izquierda, que implica "autocrítica" en el lado morado, pero también un llamamiento a reflexionar por qué la izquierda no es capaz de conformar una alternativa de cambio tras 35 años de gobiernos populares en esta región.

Trámite parlamentario

Según consta en el Reglamento de las Cortes en el artículo relativo a la Investidura, el presidente del Parlamento autonómico propondrá un candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León en el término de quince días desde la constitución de las Cortes "como máximo", con otro plazo máximo de dos meses a partir de la primera votación de investidura para conseguir la confianza de las Cortes de Castilla y León, que, de lo contrario, quedarán automáticamente disueltas.

En concreto y según establece el artículo 17.3 del Estatuto de Autonomía, para ser elegido presidente de la Junta de Castilla y León el candidato deberá obtener la mayoría absoluta en primera votación. Si no se alcanzase esa mayoría, la Mesa de las Cortes, oída la Junta de Portavoces, fijará el momento de la segunda votación, tras lo que podrá ser elegido con el voto favorable en este caso de la mayoría simple.

Si en esas votaciones la Cámara no otorga su confianza al candidato, se tramitarán sucesivas propuestas por el mismo procedimiento y, si transcurrido el plazo de dos meses a partir de la primera votación de investidura ningún candidato hubiera obtenido la confianza de las Cortes de Castilla y León, éstas quedarán disueltas. El presidente cesante de las Cortes lo comunicaría en ese caso al presidente de la Junta en funciones para que convocase nuevas elecciones.

Además, el Reglamento de las Cortes da un plazo de siete días a contar desde la sesión constitutiva para la conformación de los grupos mediante escrito dirigido a la Mesa, con la excepción del Mixto, que tiene un plazo no superior a 30 días a contar desde el 10 de marzo.

Normas
Entra en El País para participar