Evergrande tira para adelante

La inmobiliaria china no tiene suficiente para pagar sus deudas, y reanudará la construcción y las ventas

Edificios en construcción de Evergrande, en la isla artificial Ocean Power, en Danzhou, Hainan (China).
Edificios en construcción de Evergrande, en la isla artificial Ocean Power, en Danzhou, Hainan (China). REUTERS

Los nerviosos bonistas, preocupados por una posible venta forzosa de Evergrande, han obtenido un inesperado alivio: la firma reanudará la construcción y las ventas. El jefe Hui Ka Yan ha insinuado que “incluso la venta de activos a precios muy bajos no sería suficiente para pagar las deudas”, la primera indicación pública de que la firma no posee suficiente para cubrir 300.000 millones de dólares en pasivos. El propio Hui estaba vendiendo sus apartamentos y su colección de arte para ayudar a la empresa.

El Gobierno puede haber llegado a la misma conclusión de que era demasiado tarde para deshacerse de los activos. Es probable que esté preocupado por las consecuencias de las unidades vendidas pero no construidas. La firma empezará a pagar a los proveedores con fondos en garantía y entregará 600.000 apartamentos este año. La duda de si las políticas monetarias e inmobiliarias se relajarán lo suficiente como para apuntalar las vacilantes ventas de viviendas es una nube oscura que se avecina.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías