Citi elige un momento extraño para reducir su presencia en México

Es un paso sensato, pero hay pocos candidatos a comprar su banco minorista

Cajeros de Citi en Nueva York.
Cajeros de Citi en Nueva York. reuters

Citi quiere abandonar gran parte de sus operaciones en México, en concreto el banco minorista, para reducir su expansión. Pero ha elegido un momento difícil para ese sensato paso.

La parte en venta, Citibanamex, tiene 44.000 millones de dólares de activos y 4.000 millones de valor contable tangible. Los activos brasileños de Citi alcanzaron 1,3 veces su valor en libros en 2017, mientras que HSBC obtuvo 1,6 veces por su negocio brasileño, lo que sugiere que Citibanamex podría valer 6.400 millones. El propio Citi cotiza a 0,8 veces su valor contable tangible, por lo que una venta a estos niveles sería una victoria.

Pero un precio elevado requiere un postor. Muchos bancos mundiales, al igual que Citi, están enfriando la idea de la banca minorista transfronteriza. BNP, BBVA y HSBC están vendiendo sucursales en EE UU, por ejemplo. Santander no lo ha hecho, pero ya es grande en México, y su unión con Citibanamex crearía un banco con el 26% de los depósitos del país. Podría haber hueco para uno más pequeño. Está el local Grupo Financiero Inbursa, con una capitalización de 8.000 millones. México brilla en el volátil negocio internacional del canadiense Scotiabank. En su defecto, un multimillonario local podría dar el paso. Ricardo Salinas Piliego dice que está evaluando una oferta.

Citi podría haber tenido más opciones si hubiera actuado antes. El brasileño Itau Unibanco no tiene previsto presentar una oferta, según Bloomberg, lo que supone un cambio de rumbo con respecto a anteriores coqueteos en México. Y el clima político ha empeorado. Andrés Manuel López Obrador dice que quiere que los activos estén en manos mexicanas. Y las tensiones entre él y la autoridad antimonopolio han dejado mermado su personal; si se va un comisionado, carecerá del quórum necesario para votar sobre las operaciones.

Al menos Citi no es vendedor a la fuerza. El banco ha dicho que podría buscar una “alternativa en Bolsa” en lugar de una venta. Sacar a Bolsa una parte del negocio minorista de Citibanamex y desprenderse de él en trozos no es tan limpio, pero es una carta útil para guardarla en el bolsillo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías