Perspectivas

Pimco: "El mercado reacciona de forma exagerada ante la inflación"

La gestora descarta que la Fed vaya a responder de forma agresiva y destaca numerosos favores para esperar una menor alza de precios este año

Pimco: "El mercado reacciona de forma exagerada ante la inflación"
GettyImages

Los inversores tienen hoy una importante cita con la Reserva Federal. De la firmeza de su mensaje frente al alza de la inflación se deducirá si las alzas de tipos que se esperan para este año, la primera ya el próximo marzo, serán más contundentes o no, mientras el mercado está apostando por una normalización monetaria más bien agresiva. En Pimco, la mayor gestora de renta fija del mundo, creen en cambio que “los mercados probablemente están reaccionando de forma exagerada en esta coyuntura” y descartan un movimiento drástico por parte de la Fed.

Según explica Geraldine Sundstrom, gestora de carteras de asignación de activos de Pimco, hay una serie de factores que contribuyen a esperar que las tensiones inflacionistas se moderen a lo largo del año. Es la tesis que defiende la gestora “desde hace meses y no ha ocurrido mucho nuevo en las últimas semanas, salvo el propio miedo”. En su opinión, la lógica de que la economía está en un punto medio del ciclo parece bastante anclada, lo que aboga por una rotación hacia un crecimiento de mayor calidad y asequible, mientras que el posicionamiento para la recesión sigue pareciendo prematuro”.

A favor de que la inflación se vaya frenando juega, en primer lugar, la retirada de estímulos fiscales, que en EE UU se esperan que sea un 6% del PIB menos que en 2021. Geraldine Sundstrom cita como segundo factor, consecuencia directa del anterior, el hecho de que el sentimiento de los consumidores está cayendo. “Es probable que el consumo vertiginoso se ralentice de forma significativa, sobre todo teniendo en cuenta que los ingresos se han visto seriamente erosionados por la inflación en términos reales. Además, las drásticas subidas de los precios de la energía, especialmente en Europa, van a mermar los ingresos de los hogares, ya que la energía costará de media un 54% más en 2022 que en 2021”, añade.

La experta también augura que la elevada inflación terminará por reducir la demanda y prevé un mejor entorno operativo para las empresas en 2022, , ya que los cuellos de botella comienzan a reducirse gradualmente. “Aunque los retrasos sigan siendo considerables y Omicron proporcione una oleada más de trastornos e imprevistos, los pedidos se hicieron hace un año y de forma continuada, por lo que es menos probable que las empresas se encuentren en una situación de parálisis total, ya que los antiguos pedidos empiezan a llegar pronto”, explica.

Otro elemento a favor del freno de la inflación es que los elevados estímulos monetarios, que han alimentado el alza de precios, se van a reducir de forma sincronizada a nivel global, con la excepción de China, “lo que conspirará para reducir la demanda en igualdad de condiciones”. También habrá que esperar que los efectos de base, en la comparativa anual, se hagan notar más en la segunda mitad de año, con incrementos de precios más suaves.

Por último, la experta apunta a factores que se apreciarán ya a partir de 2023, más en el medio plazo, como “una escasez de mano de obra que está alimentando la demanda de robótica” y la aceleración de la transición energética hacia lo renovable ante los elevados precios del gas por la tensión geopolítica. “Por todas las razones anteriores, nos sentimos más seguros sobre la inflación en 2022 frente a la de 2021, y el escenario base es ciertamente que los mercados probablemente están reaccionando de forma exagerada en esta coyuntura”, asegura.

 

 

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar